“Shrek”, la oveja que permaneció escondida seis años para evitar que la esquilaran

Publicado 7 noviembre, 2019 por Rafael Giménez
PUBLICIDAD

Pocos ovinos han alcanzado tamaña fama como Shrek, la oveja neozelandesa rebelde. Su historia se hizo viral en 2004, cuando aparecieron en las redes las fotos sacadas por su dueño, John Perriam.

Shrek era una oveja doméstica de la raza merina que en nada se distinguía del rebaño, excepto por una obstinada determinación: el no dejarse esquilar. Shrek se escapó de la granja donde vivía en Bendigo Station (cerca de Tarras, Nueva Zelanda) en 1998, dando inicio a esta historia.

YouTube

Por seis años, Shrek vivió en estado salvaje, escondiéndose en cuevas, mientra su lana crecía y crecía. Como sabemos, las ovejas domésticas no pierden su lana, sino que deben ser esquiladas una vez al año. De lo contrario, bueno, sucede lo que le pasó a Shrek.

Cuando Perriam la divisó por primera vez, le costó trabajo darse cuenta que se trataba, efectivamente, de una oveja. “Parecía una especie de criatura bíblica”, aseguró a la «BBC«. la prensa. Con la visión obstruida y gruesas capas de lana envolviéndole cada rincón del cuerpo, Shrek se parecía más una caricatura o una parodia que a un animal de verdad.

La oveja fue recuperada el 15 de abril de 2004 y su historia dio la vuelta al mundo. Pero la viralización de su aventura sería solo el comienzo.

De oveja rebelde a celebridad nacional

Fue tanta la fama que adquirió Shrek que el 28 de abril de 2004 (dos semanas después de su reaparición) toda Nueva Zelanda sería testigo del momento histórico: la oveja de Bendigo Station sería esquilada en vivo por la TV nacional.

La lana de una oveja de esta especie, en circunstancias normales, suele pesar unos 4 o 5 kilos. En casos excepcionales se han registrado especímenes que han brindado hasta 15 kilos. Pero Shrek superó todos los récords: 27 kilos. Suficiente lana, según se ha dicho, para vestir a 20 hombres. El producto fue subastado en Internet, reportando importantes beneficios a sus dueños.

La “Shrekmanía” llegó incluso al gobierno. En mayo, la Primer Ministro de entonces, Helen Clark, llevó la oveja al parlamento neozelandés, donde al animal le celebraron su 10º cumpleaños.

Durante años, Shrek se mantuvo vigente en la cultura popular neozelandesa, habiendo tenido varias participaciones en TV. En 2006, por ejemplo, la fue esquilada nuevamente frente a las cámaras, pero esta vez sobre un iceberg en el mar.

Falleció en junio de 2011 y toda una nación lloró su partida.

La oveja merina

A diferencia de otras especies, las ovejas merinas producen lana todo el año de manera constante. Originarias de la Península Ibérica (y, quizás, del norte de África). Durante siglos fue una fuente de producción crucial para la economía de Castilla y León. De hecho, el histórico Concejo de la Meseta (que representaba los intereses de los pastores del reino) prohibía terminantemente exportar una oveja merina, ya que esta especie constituía un monopolio exclusivo de España.

Hoy, esta especie (y sus subespecies) se encuentra por todo el mundo, pero especialmente en Estados Unidos, Argentina, Sudáfrica y Nueva Zelanda. En este último país, la mayoría de las ovejas que se crían se destinan hoy a la exportación de carne, pero la lana sigue siendo uno de los pilares históricos del desarrollo económico de las islas. De todos modos, con 148 millones de ovejas merinas, Australia es el mayor exportador mundial. El 80% de la lana merina que se utiliza en el mundo proviene de ese país.

Esta razón explica porqué el gobierno neozelandés estaba tan interesado en la historia de Shrek. La industria lanar es uno de los motores de la economía de las islas y la viralización de la oveja rebelde y sus 27 kilos de lana resultó ser una inesperada estrategia de marketing que la política supo aprovechar. ¿Quieres ver el video de cómo esquilaron a Shrek? Pues aquí lo tienes:

 

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.