En 2009 abandonaron a 300 perros en una isla desierta, os contamos cómo viven a día de hoy

Publicado 27 noviembre, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
PUBLICIDAD

Hoy queremos contaros los trágicos hechos que tuvieron lugar en 2009 en la isla de Palau Ketam, al oeste de Malasia.

Los habitantes de la isla tenían un problema con la sobrepoblación de perros callejeros. Tras la súplica reiterada al gobierno para que se hiciera cargo, finalmente se vieron obligados a actuar por su cuenta.

Al parecer, los lugareños aseguran que los perros suponían un peligro para los niños, ya que alguno había sido mordido en alguna ocasión. Ante el caso omiso de las autoridades, decidieron capturar a los más de 300 cánidos callejeros de la zona y llevarlos a una isla vecina, completamente deshabitada.

Los perros no son lobos: canibalismo para sobrevivir

Aunque creyeron que se trataba de una solución adecuada y justa para todas las partes, nada más lejos de la realidad. Los animales se vieron obligados a practicar el canibalismo con sus congéneres muertos, ya que no disponían de ninguna fuente de alimento.

La difícil situación de los perros, que, como hemos dicho antes, fueron abandonados en una pequeña isla deshabitada frente al estado occidental de Selangor, fue revelada cuando un grupo de activistas hizo públicas las fotografías que mostraban a los perros comiéndose los restos de los que ya habían fallecido.

Los aldeanos, por su parte, se excusaron diciendo que no habían tenido la intención de ser crueles. Pensaban que los perros sobrevivirían sin ningún problema en la vida salvaje de la isla. Su intención, según comentaron, era librarse de ellos, ya que defecaban en las calles y a veces mordían a los niños.

Los perros, demacrados y al borde de la inanición, se atacaban los unos a los otros para poder comer. «Cerca de nosotros, un perro debilitado chillaba porque varios perros intentaban morderlo«, comentaron desde la Sociedad e Prevención de la Crueldad contra los Animales de Selangor tras conocer la terrible situación.

Por suerte, muchos fueron salvados

Muchos de aquellos perros, a pesar de la terrible y trágica situación vivida, pudieron salvarse.

La Furry Friends Farm es un refugio de animales que fue fundado en 2006 por la activista animal y amante de los perros Sabrina Yeap. Ella y su equipo de voluntarios consiguieron salvar a un buen número de aquellos perros. Un rescate que acaparó todas las portadas de los medios locales e internacionales.

A pesar de que Sabrina falleció en 2012 a causa de una leucemia, su labor aún sigue viva a través de su mejor amiga, Myza Nordin, y un equipo de voluntarios fabuloso. Ellos han podido recabar fondos para acoger aún más animales y poder seguir con esta labor tan maravillosa.

Furry Friends Farm

malaysianvegan

Myza Nordin

malaysianvegan

Después del terrible suceso, los activistas lograron persuadir a los aldeanos de que no volvieran a depositar perros en las islas vecinas desiertas. El gobierno, por su parte, prometió tomar medidas como la esterilización y la reubicación de los animales, todo para aliviar los problemas que plantean unos 2.000 callejeros.

Desgraciadamente sigue haciendo mucha falta la labor de estas maravillosas personas. Nosotros por nuestra parte, nos encargamos de darles voz mediante palabras, a fin de crear conciencia sobre un problema emergente en el que nosotros también podemos poner nuestro granito de arena, como por ejemplo, adoptando en lugar de comprar.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...