Si no sabes qué escribir a tu pareja, estos 5 poemas de amor te sacarán de un apuro

Publicado 21 octubre, 2019 por Ana Brito
poemas de amor
PUBLICIDAD

Muchas veces menos es más y en el mundo de los poemas de amor sirve la misma regla. Con un verso romántico podemos sorprender mucho más que cantando una larga serenata. La historia nos ha regalado grandes poetas  y versos de una sola estrofa han perdurado en el tiempo, pasando de generación en generación.

¿Quién no ha recitado alguna vez a Gustavo Adolfo Bécquer?:

«Los suspiros son aire y van al aire.
Las lágrimas son agua y van al mar.
Dime, mujer, cuando el amor se olvida,
¿sabes tú adónde va?»

Verso que todos conocemos, a veces sin prestar atención al verdadero significado de las palabras. Los poemas románticos perduran en el tiempo, porque el amor es un sentimiento que no entiende de épocas, de distancias ni de modas. Es atemporal.

Si estás enamorado, quieres sorprender a alguien especial o simplemente te gusta la poesía, disfrutar de estos versos es siempre una buena receta para el alma.

poemas de amor cortos

5 poemas de amor para demostrar lo que sientes

Estar enamorado es una de las mejores sensaciones que existen. Por eso es importante demostrar tus sentimientos a la otra persona y los poemas de amor son una muy buena forma de hacerlo. Disfruta de la lectura y déjate llevar por las emociones que este sentimiento despierta.

Soneto XXV, Pablo Neruda

Antes de amarte, amor, nada era mío:
vacilé por las calles y las cosas:
nada contaba ni tenía nombre:
el mundo era del aire que esperaba.

Yo conocí salones cenicientos,
túneles habitados por la luna,
hangares crueles que se despedían,
preguntas que insistían en la arena.

Todo estaba vacío, muerto y mudo,
caído, abandonado y decaído,
todo era inalienablemente ajeno.

Todo era de los otros y de nadie,
hasta que tu belleza y tu pobreza
llenaron el otoño de regalos.

Algunos son más largos, otros son poemas de amor cortos pero no por ello con menos fuera. Los siguientes versos así lo demuestran:

Rima XXI, Gustavo Adolfo Bécquer

¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul,

¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.

Rima LVIII, Gustavo Adolfo Bécquer

¿Quieres que de ese néctar delicioso
no te amargue la hez?

Pues aspírale, acércale a tus labios
y déjale después.

¿Quieres que conservemos una dulce
memoria de este amor?

Pues amémonos hoy mucho, y mañana
digámonos: ?¡Adiós!

Amor eterno, Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor

El desvío, Pablo Neruda

Si tu pie se desvía de nuevo
será cortado.

Si tu mano te lleva a otro camino,
se caerá podrida.

Si me apartas de tu vida,
morirás aunque vivas.

Seguirás muerta o sombra,
andando sin mí por la tierra.

 

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.