in

Por qué ya casi nadie muere de sobredosis en Portugal

En abril de 2001, Portugal decidió cambiar, por ley, cárcel por multa en los casos de compra y posesión de drogas para consumo personal durante 10 días; pasando de ser un delito a una simple violación administrativa. 

Por supuesto, consumir drogas en Portugal sigue siendo ilegal, pero el detenido con droga para consumo personal en lugar de entrar en la cárcel, entra, voluntariamente, en programas de tratamiento de su dependencia, a no ser que prefiera pagar la multa. 

La sanción económica, y esa es otra novedad portuguesa, no es impuesta por ningún juez, sino organismos sociales para la disuasión de la drogodependencias, principalmente el Servicio de Intervención en Comportamientos Adictivos y Dependencias (SICAD).

Una realidad contra todo pronóstico

Muchos gobiernos, a la hora de debatir si adoptar o no medidas similares dentro de sus fronteras, pronostican consecuencias desastrosas. Josehp Califano, fundador del Centro para la Adicción y el Abuso de Sustancias en la Universidad de Columbia, EE.UU., advirtió que, una vez despenalizadas, “aumentaría la disponibilidad y el uso de drogas ilegales entre nuestros niños“. Thomas McLellan, ex director de la Oficina Nacional de Control de Drogas, dijo que “si usted hace disponible cualquier producto atractivo a menor costo, tendrá más usuarios“.

Pero en Portugal, los números pintan una historia diferente. Después de 16 años, estas medidas han hecho que el consumo de drogas entre los adultos jóvenes haya disminuido desde 2001, según estadísticas compiladas por la Fundación Transform Drug Policy, que aboga por poner fin a la guerra contra las drogas. Pero sobretodo se han visto reducidos los daños colaterales, tales como las infecciones de VIH y las muertes por sobredosis.

Es más, los datos arrogados por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías tras la despenalización en 2015, situaron a Portugal como el segundo país de la Unión Europea que sufre menos muertes por sobredosis:

Esta gráfica quiere decir que por cada millón de habitantes, hay 3 muertes por sobredosis en Portugal. Nada comparable a los 10,2 por millón de los Países Bajos, a los 44,6 de Reino Unido o, mucho menos, los 126,8 de Estonia.

Sin embargo, la baja tasa de mortalidad de Portugal no puede atribuirse únicamente a esta despenalización. Como dijo el propio Dr. Joao Goulao, arquitecto de la política de despenalización del país: “es muy difícil identificar una relación causal entre la despenalización y las tendencias positivas que hemos visto“.

No obstante, está muy claro que la despenalización no ha tenido las graves consecuencias que sus oponentes pronosticaron. Como dice el Transform Drug Policy Institute en el análisis de las leyes sobre drogas en Portugal:

La realidad es que la situación de las drogas de Portugal ha mejorado significativamente en varias áreas clave. En particular, las infecciones por VIH y las muertes relacionadas con estas han disminuido, mientas que el dramático aumento tan temido por muchos no se ha cumplido“.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote