in

Por qué debe preocuparnos más de lo que parece algo tan cotidiano como el moho

El moho es un hongo que aparece en condiciones de humedad y baja luminosidad. Es habitual que lo podamos encontrar en frutas, panes y otros productos alimenticios de manera relativamente habitual en nuestro hogar.

En ocasiones, se ha considerado una “toxina natural del ambiente”, con el fin de diferenciarlo de otras relacionadas con la actividad humana, como los pesticidas o las bacterias resistentes a los antibióticos (las llamadas “superbacterias”). 

Sin embargo, que las micotoxinas de estos hongos sean “naturales” no significan que no puedan ser tremendamente nocivas para la salud tanto de humanos como de animales.  Si bien es cierto que no todas estas micotoxinas son nocivas, pues también existen en procesos como el de la fermentación de la soja, o el queso camembert, sí es importante diferenciar las inocuas de las que sí pueden causar problemas graves de salud. 

Uno de los grandes problemas para el control de estas micotoxinas es su aparición en silos de almacenaje de grano o de frutos secos, así como su inclusión en la cadena trófica a través del pienso de animales (mucho menos controlado). Así, del pienso podrían pasar a la leche de estos animales, y de ahí a los productos lácteos que consumimos como leche, yogures, etc.

De hecho, esto puede ocurrir con cualquier mamífero, incluidos los humanos. Una madre podría transmitirlas a un lactante a través de la leche materna, por lo que se recomienda no consumir frutos secos o cereales en esta etapa.

Aunque algunas de estas toxinas pueden causar graves intoxicaciones e incluso, la muerte, el problema es más bien cuando se convierten en “asesinos silenciosos” ya que pueden generar problemas sobre todo relacionados con el cáncer de hígado. 

Es por estos motivos que debemos tener cuidado con algo que parece tan cotidiano como el moho, pues puede generar problemas inesperados.

Fuente: El Diario

What do you think?

0 points
Upvote Downvote