in

¿Quieres saber si te están engañando? El eficaz “método Colombo” para cazar mentiras

¿Recordáis a Colombo, aquel fabuloso pero desaliñado detective que, de forma un tanto despistada y sin molestar, iba poco a poco desentrañando la verdad hasta cazar al asesino? Pues bien, según apunta la Escuela de Medicina de Harvard, este método no solo funciona sino que es ideal para indagar la verdad. Es más, esta técnica es utilizada con frecuencia en medicina psiquiátrica cuando se sospecha que el paciente podría estar mintiendo. 

El método Colombo

Para quien no tuviera la oportunidad de ver esta estupenda serie, el detective Colombo era uno de los mejores investigadores del departamento de policía de Los Ángeles. Un dato que contrastaba enormemente con su apariencia y carácter. 

Colombo, siempre enfundado en su inseparable gabardina, era afable, pero algo despistado. A veces, parecía deambular sin rumbo por las escenas del crimen, mientras charlaba amablemente realizando preguntas que nada tenían que ver con el caso, mencionado apreciaciones y dudas acerca de las cortinas o cualquier otro detalle estúpido. A menudo, enmudecía y casi ningún sospechoso lo tomaba en serio, y precisamente por eso los cazaba a todos. 

Según el doctor Beach, cuando se cree que un paciente miente, es bueno utilizar el método Colombo para hallar inconsistencias en su versión.

Los pacientes mienten todo el tiempo, algunos sobre la cantidad de alcohol que beben, los síntomas que tienen o sobre sucesos traumáticos irreales para justificarse, como pudiera ser la muerte de sus amigos y familiares. Fingir que les crees, y comenzar a hablar de cosas sin importancias para luego retomar el tema de improviso y con una pregunta inquisidora, puede facilitar el diagnóstico. 

Para que funcione, no basta con hacer preguntas o charlar, sino que se debe proyectar una imagen de inocencia o incompetencia. Por eso este método funciona muy bien con desconocidos, pero no con allegados que nos conozcan bien.

Mientras que realizar preguntas directas podría hacer que el entrevistado asumiera una actitud defensiva y cortase el flujo de información, las preguntas inocentes del método Colombo, provocarían una conversación fluida y aparentemente superflua. 

Llegado el momento y de forma amable, se presentarían las dudas oportunas para comprobar la versión y cazar al mentiroso. 

En una conversación sobre la falsa muerte un hermano para justificar una baja por depresión, el entrevistador habla de la importancia de la familia y de los eventos familiares. Rememora sus propios buenos ratos familiares y lleva al entrevistado a rememorar los suyos en busca de inconsistencias. Incluso le enseña una foto de sus hijas en Navidad, y él una de su familia. 
Llegado el momento y trata de descubrir las lagunas:
-´Perdone, a ver si he entendido bien. Dice que en su familia son muchos y se juntan por Navidad, pero me comentó que tras la muerte de su hermano en 2014 no se ven. Sin embargo, esta foto que me enseñó es de 2016, y este es su hermano… ¿Quizá tiene varios hermanos o su hermano no ha muerto? .. No dijo que solo tenía un hermano?… 

De esta forma hacemos ver al mentiroso lo absurdo y ridículo de su argumento, haciendo que titubee y se derrumbe. Este ejemplo es solo una ficción, pero te permite hacerte una idea sobre la manera de usarlo.

Cómo utilizar el método Colombo

Para utilizar correctamente el método Colombo deberás: 

  • Realizar preguntas casuales para conseguir que la otra persona se abra y hable cómodamente.
  • No temas vestir de forma descuidada y utilizar lenguaje corporal distraído. Queremos que crean que somos despistados e inofensivos.
  • Ser confuso cuando hablas y divagas, incluso fingir que has perdido el hilo y que no captas los detalles. Esto sugerirá que somos personas incompetentes.
  • Ser siempre amable y acogedor a pesar de las amenazas potenciales.
  • Utilizar charla sin sentido para distraer a la persona que está hablando y adormecerlos en un falso ambiente de seguridad.
  • Solo cuando percibas que la estrategia ha dado sus frutos, realiza la pregunta inquisidora pero presentaba con total naturalidad, como si preguntaras por otro detalle de esos que no recuerdas. Lo más normal es que la persona responda sin darle importancia, ya que no se encuentra en guardia ni teme nada de ti. 

Suena interesante, ¿verdad? ¿A qué esperar para probarla? Cuéntanos en los comentarios.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote