Quitar las grasas saturadas puede hacer “más mal que bien”

Publicado 10 julio, 2019 por Mike
PUBLICIDAD

A día de hoy es común encontrarnos noticias o artículos que nos hablan del daño que hacen las grasas saturadas, y a menudo oímos que habría que abandonar su consumo, pero los investigadores han planteado diversos problemas con esta medida, alegando que en realidad puede no ser tan beneficiosa para nuestra salud como creemos.

¿Es sano prescindir por completo de las grasas saturadas?

Las grasas saturadas son grasas naturales que se encuentran en alimentos como el queso, la carne o la mantequilla, y se diferencian de las grasas insaturadas en la forma en la que los ácidos grasos se encadenan entre sí.

Si se consumen en altas cantidades pueden aumentar el colesterol y dar lugar a riesgos de enfermedad cardiovascular, por lo que diversas organizaciones de la salud sugieren sustituirlas por grasas insaturadas cuando esto sea posible.

Hamburguesa grasas saturadas comida salud

Las grasas saturadas se encuentran en alimentos como la carne, los huevos o el queso.

¿Por que no dejar de consumirlas?

Un gran número de investigadores han protestado ante estas recomendaciones, y se quejan de que desde las organizaciones de la salud no se ha dado una explicación detallada y específica del problema.

Por ejemplo, algunos investigadores critican que en su afán de demonizar las grasas saturadas, las organizaciones de la salud han empujado a algunos consumidores a sustituirlas por grasas trans, las cuales a pesar de ser insaturadas son incluso más nocivas para la salud.

Por otra parte, no todas las comidas que contienen grasas saturadas son poco nutritivas, o nocivas para nuestra salud. Alimentos como la carne, el queso, el chocolate negro o los huevos son fuentes primordiales de algunos nutrientes que el cuerpo humano necesita, y muchos de ellos contienen altos niveles de vitaminas que también son beneficiosas para nuestra salud física y mental.

Entonces ¿cuál es la respuesta al problema?

El termino grasas saturadas es a veces demasiado amplio, y engloba tipos de alimentos con características muy distintas entre sí. Los científicos alegan que es un tema en el que debería tratarse cada alimento con más detalle, y distinguir entre sus distintas propiedades.

Pero también recuerdan que, ante la duda, debemos atender a lo que ya sabemos: Las dietas altas en vegetales, frutas, aceites y frutos secos siempre son una opción saludable y aportan gran cantidad de los nutrientes necesarios para llevar una vida sana. Los alimentos como tartas, hojaldres, galletas y otros snacks no tienen por qué ser eliminados por completo de nuestras vidas, pero se recomienda que se consuman con moderación.

Y por supuesto, el ejercicio siempre será una opción fiable para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Si seguimos estos consejos y no nos excedemos, las grasas saturadas no tienen por qué resultar un problema en nuestra dieta, incluso pueden ser un poderoso aliado.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.