La foto de la bandera soviética sobre el Reichstag fue alterada. Os contamos el porqué

Publicado 14 diciembre, 2020 por Sandra Morales
fotos-rusos-reichstag-falsa
PUBLICIDAD

Seguro que has oído hablar sobre la famosa fotografía de la bandera soviética sobre el Reichstag en Berlín. Es una imagen cargada de simbolismo y utilizada para representar un momento histórico. El Reichstag fue un edificio construido en el año 1894 que contribuyó en gran parte a la historia alemana y que, por otro lado, fue símbolo de enemistad por parte de los soviéticos. El 2 de mayo de 1945 el Ejército Rojo apresó el Reichstag.

foto rusos sobre el reichstag

La fotografía, tomada por Yevgeny Khaldei, es considerada una de las imágenes más célebres de la Segunda Guerra Mundial. Khaldei se inspiró en otra fotografía famosa, la de Joe Rosenthal, en la que se ven unos soldados izando la bandera de Estados Unidos en Iwo Jima. Al ver la gran publicidad que consiguió la fotografía, los soviéticos enviaron a Khaldei a que capturase una foto similar para simbolizar la victoria ante Alemania. El fotógrafo cargó con una bandera de grandes dimensiones que estaba cosida de tres manteles.

Cuando Khaldei aterrizó en Berlín se replanteó varias escenas, entre las que se encontraba el aeropuerto de Tempelhof, la Puerta de Brandenburgo y el Reichstag. Finalmente se decantó por el último espacio y el día 2 de mayo del año 1945 reunió a varios soldados y comenzó a producir la escena.

Cuando regresó a Moscú y enseñó la imagen a los soviéticos, los censores se dieron cuenta de que uno de los soldados llevaba dos relojes, uno en cada mano. Esto podía indicar que estuvo saqueando. Para evitar esa mala imagen, solicitaron a Khaldei que eliminara un reloj de la fotografía. Además de hacerlo, Khaldei puso más oscuro el humo que se veía al fondo. Una vez corregidos los fallos, la foto se publicó en la revista Ogonjok y logró un reconocimiento mundial.

Pasaron los años y se descubrió que la imagen estaba manipulada. La respuesta de los soviéticos fue que lo que llevaba el soldado en las muñecas no eran relojes, sino brújulas Adrianov, y que decidieron borrar para evitar equivocaciones por si se pensaba que eran relojes saqueados a un cadáver. Este tipo de brújulas militares se diseñaron en el año 1907 y las usaban los soldados soviéticos y del Ejército Rojo.

Más adelante la fotografía seguía manipulándose. Por ejemplo, la bandera se editó de tal manera que pareciese que la ondeaba fuertemente el viento, e incluso del blanco y negro se pasó al color.

El fotógrafo Khaldei nunca lamentó haber editado su imagen más destacada. De hecho, cuando alguien le recordaba o preguntaba por este asunto, él contestaba que “es una buena fotografía e históricamente significativa”, e inmediatamente pasaba a otro tema.

Según publicó la revista alemana Der Spiegel, Khaldei se consideraba “un propagandista por una causa justa”, por la guerra contra Hitler y por el ejército que invadió su tierra natal. Los alemanes mataron a su padre y a tres de sus hermanas, por lo que el fotógrafo expresó en octubre del año 1997 lo siguiente: “perdono a los alemanes, pero no puedo olvidar”.

La edición de fotos era algo habitual en la propaganda de las potencias políticas, que se hacían con el objetivo de resaltar su poder y ganar adeptos. Otro caso de imagen que intentaron hacernos creer que era cierta fue la fotografía de Hitler y Goebbels, en la que el dictador solicitó que se eliminara a Goebbels de la imagen, ya que había disputas y desacuerdos entre ambos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...