Los escandalosos secretos de la secta del Palmar de Troya

Publicado 2 junio, 2020 por Vanessa P.
PUBLICIDAD

En la primavera de 1968, cuatro niñas aseguraron que se les había aparecido la Virgen del Carmen en una finca del Palmar de Troya, en el municipio sevilllano de Utrera. Después de este suceso, el lugar se convirtió en un centro de peregrinación, y, sin quererlo, en la cuna de una secta llena de escándalos.

Dos hombres aprovecharon el tirón de las visiones y decidieron fundar una secta con ellos como líderes

El oficinista Clemente Rodríguez y el abogado Manuel Alonso, ambos con una reputación más que dudosa, idearon un plan para reunir a los fieles y videntes alrededor de una nueva fe creada por ellos, la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz. Clemente, que jugaba a ser cura de pequeño, llegó a inventarse que él había visto a la virgen también, y se fotografió luciendo estigmas en las manos. A espaldas de la Iglesia Católica, fue ordenado obispo.

La iglesia canonizó a personajes de la talla de Franco y Adolf Hitler y llegó a tener 5000 seguidores

Aprovechando la muerte del papa Pablo VI en 1978, Clemente se autoproclamó pontífice. Desde ese momento, comenzó a celebrar liturgia, a ordenar a otros obispos y a canonizar a personajes de la talla de Adolf Hitler o Cristobal Colón.

Su compañero Manuel Alonso compró la finca en la que supuestamente había aparecido la virgen, sobre todo gracias a la donación de una baronesa. Allí mismo, sin licencia del Ayuntamiento, construyeron un templo digno de cualquier megalómano, con torres de 40 metros de alto y cercado por un muro de hormigón de casi seis.

iglesia del palmar de troya

Wikipedia / AndreasK58

Con el paso de los años, la secta palmariana fue ganando adeptos. En su momento de esplendor, llegó a tener cinco mil fieles. A día de hoy, todavía quedan creyentes de la secta del Palmar de Troya, repartidos entre Alemania, Irlanda, Filipinas y Canadá, entre otros países. Tienen residencias de ancianos en varios lugares, pero se han desprendido de muchas de las posesiones que llegaron a tener en sus años dorados. Actualmente todavía suenan las campanas de la Basílica y las misas (que solo duran cuatro minutos) se llenan.

La secta del Palmar de Troya es muy estricta con sus fieles, pero sus líderes llevan una vida de excesos

La Iglesia Cristiana Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz es una de las sectas más dañinas y peligrosas del planeta. Los fieles que consiguieron dejarla, afirman que no han acariciado nunca a una mujer, que no saben hacer un curriculum ni completar ningún trámite. Dentro de la secta no están bien vistos ni la radio, ni los periódicos ni la televisión. Las misas se dan en latín, y las mujeres deben cubrirse el pelo y solo pueden vestir faldas largas. Está prohibido relacionarse con personas de fuera de la Iglesia y tomarse cualquier libertad dentro de ella es pecado.

Mientras los fieles sufrían para conseguir no ser expulsados de la secta, Clemente gastaba el dinero de los fieles en los bares y se propasaba con los sacerdotes y monjas de la orden. Según un exobispo de la secta,  éste se había autoproclamado papa estando en la cama con un amante. Su vida estaba protagonizada por los excesos, tanto que incluso bailaba con otros obispos mientras bebía en la Feria de Abril.

papa joseph odermatt

Wikipedia / Fr Gerontius Maria, OCSF – Iglesia Católica Palmariana

La historia de la secta se construyó a base de lavados de cerebro, familias rotas, escándalos y dinero robado a los fieles. Actualmente, después de que el anterior papa dejara la Iglesia para casarse con una monja de la secta, el Palmar está en manos del suizo Joseph Marcos Odermatt, que está intentando recuperar seguidores.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.