in

Según un estudio, las niñas reciben la misma educación represiva en todo el mundo

Un estudio global confirma que las niñas son consideradas vulnerables y deben ser protegidas, mientras que los niños son fuertes y libres para deambular y explorar, con consecuencias para toda la vida. Un estereotipo universal que se da durante los años de educación y aprendizaje.

Esta es la conclusión a la que han llegado los autores de un estudio realizado a padres e hijos de todos los rincones del mundo, cuyos desesperanzadores resultados fueron compartidos el pasado 20 de septiembre en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg. 

Los niños aprenden a asumir sus roles de género a través de padres, amigos y maestros en la adolescencia temprana, es decir, entre los 10 y 14 años.

Para la investigación, llamada Estudio global de la preadolescencia, los expertos realizaron en 2011 entrevistas exhaustivas a niños, a niñas y a padres de 15 países diferentes, entre los que se incluyeron EE.UU., Bélgica, China, Egipto, India, Kenia o Nigeria.

Robert Blum, director del estudio y del Departamento de población, familia y salud reproductiva de la Escuela Johns Hopkins, explica:

En todas partes, a las chicas se les transmite el mensaje de que son débiles y vulnerables. Que su cuerpo es un objetivo. Se les dice que se vistan de forma discreta y que se alejen de los chicos. Y cuando no lo hacen, reciben sanciones bastante severas“.

Pero más insano aún es que las niñas aprenden que, desde el momento en el que entran en la pubertad, su cuerpo es su bien más preciado y, por ello, deben mantenerlo a salvo. También aprenden que la culpa es suya si no consiguen mantenerlo a salvo.

Blum explica que desde una edad temprana se inculca a las niñas que tengan cuidado a la hora de vestir, para mantenerse a salvo de los posibles abusos sexuales. Obviamente, no de igual modo ni con la misma intensidad en todas las regiones del mundo, ya que algunas son más progresistas que otras en cuanto al género, pero sí prevalece una tendencia generalizada.

En EE.UU. cuando una niña llega al colegio con una falda demasiado corta la mandan a casa, mientras que nadie manda a los chicos a casa por su aspecto físico“, añade.

También cabe señalar que en todos los países donde fue realizado el estudio, los niños y las niñas tienden a separar sus hábitos de juego y el tiempo que pasan juntos, coincidiendo con la edad en la que llegan a la pubertad. Esto es porque a esa edad se les enseña que sus cuerpos son un objeto sexual.

No se te permite tener relaciones normales y sanas con las niñas si eres un niño y viceversa. Si eres una niña, tienes que estar alerta. Si eres un niño, aprendes que eres el agresor. Es como una profecía autorrealizada“, explica Blum.

Además, como consecuencia de estos notables estereotipos, a medida que crecen, los niños son más propensos a involucrase en situaciones y actividades más peligrosas, tales como el consumo de alcohol, tabaco o drogas.

Con los años, estos niños crecen y terminan convirtiéndose en hombres y en mujeres con ciertos roles establecidos: los hombres tienen libertad y las mujeres tienen restricciones, manifestándose de muchas maneras y en diversos ámbitos.

Por ejemplo, cuando una mujer denuncia un abuso sexual, durante la instrucción del caso siempre sale a relucir qué tipo de ropa llevaba la agredida, como si eso fuera motivo de culpa de la agresión. En otros ámbitos, como en el policial o empresarial, miran a las mujeres ambiciosas con escepticismo, en lugar de ser elogiadas y recompensar sus esfuerzos.

Por ende, estos estereotipos terminan ocasionando que haya muchas mujeres que se mantengan alejadas de la vida pública, tanto en el ámbito empresarial como político.

Los autores, tras conocer los sorprendentes resultados de la investigación, tienen previsto continuar con una segunda fase del estudio para dar con maneras de acabar con los estereotipos dañinos que perduran en todo el mundo.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote