in

Studio Ghibli se enfrentó a Harvey Weinstein de manera épica para que no modificara “La princesa Mononoke”

Antes de que saltara el escándalo por abusos sexuales a finales del año pasado que acabó con su carrera, Harvey Weinstein era uno de los productores más poderosos de Hollywood. Su estudio, Miramax, lanzó al estrellato a directores como Quentin Tarantino y actrices como Uma Thurman o Gwyneth Paltrow. Otra de sus especialidades era comprar los derechos de películas extranjeras para su explotación en los Estados Unidos.

Su implicación con las películas y sus injerencias en el montaje de las mismas, hicieron que Weinstein se ganara el apodo de “Harvey Manostijeras”, por su empeño en recortar las películas a su antojo.

Por eso, cuando se hizo con los derechos de la película “La princesa Mononoke”, producida por los famosos Studio Ghibli y dirigida por el legendario Hayao Miyazaki, el productor de la cinta, Toshio Suzuki, decidió dejarle las cosas claras a Weinstein, y le envió una espada samurái con las palabras “No cuts (Sin cortes)” grabadas en la hoja.

A pesar de que el mensaje no pudo ser más claro, Miyazaki señala que se reunió con el ínclito productor en Nueva York, que le siguió demandando cambios en la película “de manera agresiva”. “Lo derroté”, afirma el director con una sonrisa en la boca.

Fuente: Kotaku

What do you think?

0 points
Upvote Downvote