Si bien la risa, la emoción y la diversión son conceptos muy sencillos de explicar, cada uno elige un camino diferente para alcanzarlos. A cada cual, más caro y complicado. 

Salto en paracaídas, viaje de ensueño a las islas griegas, lo último en tecnología, trabajar 40 horas semanales para poder comprar el coche más caro que puedas permitirte…

La regla 10/10 nos enseñó hace tiempo que las cosas importantes rara vez coinciden con las materiales. Al contrario, son las cosas más pequeñas e insignificantes las que pueden darnos cientos de horas de diversión, años de risas y miles de recuerdos que atesorar. 

Lo olvidamos con facilidad, ¿verdad? No te preocupes, te traigo un vídeo para que recuerdes que hubo un tiempo en que te divertías con cualquier cosa. Trata de volver a él, recolecta con tu niño interior. 

LA SENCILLEZ TAMBIÉN PUEDE SER DIVERTIDA

Publicado en Familia
Fuentes consultadas:
https://www.facebook.com/Asociacion.Proyecto.Autismo/videos/10155590544253116/