¿Te parece imposible disfrutar de una nochebuena, comida de Navidad u otras celebraciones sin el empacho posterior que no te permite levantarte del sofá?

Te aseguro que es posible. Solo tienes que tener en cuenta y aplicar estas ideas

ANTES DEL EVENTO:

Llegar a la comida o cena en cuestión [email protected] de hambre no es la mejor de las ideas. Si lo haces es muy probable que arrases con todo y te empaches antes de llegar al primer plato. Así que come saludable la comida previa y si tienes hambre, toma una fruta y/o un puñado de frutos secos antes.

Si cocinas tu, no piques nada mientras lo haces y prepara entrantes y acompañamientos ligeros a base de verduras y hortalizas. 

Antes de empezar a comer, hazte un esquema mental del menú, planifica lo que vas a comer y sigue tu plan.

DURANTE LA COMIDA

Ponte los aperitivos que quieres comer en un plato y no repitas.

Pasa del pan… Querrás levantarte de la silla después, ¿verdad?

Moderate con el alcohol. Intercala 2 vasos de agua por cada vaso de vino.

Prioriza verduras y hortalizas (si las hay 😉

Modérate con las raciones. 1 canalón están igual de deliciosos que 7.

Come despacio y conscientemente.

Además de la comida también hay gente, centra tu atención en las conversaciones. 

Si te gustan los postres, disfruta pero escoge un trozo pequeño.

No te engañes a ti [email protected] con lo de ¡un día es un día, ya me pongo a dieta el día 1!

DESPUÉS DE LA COMIDA

No hace falta acabarse la bandeja de los polvorones. El que tomaste de postre ya es suficiente.

¿Porqué no propones una sobremesa con paseo para toda la familia? ¿O un partido de básquet?

Siguiendo estas pautas puedes conseguir disfrutar de una comida o cena fantástica y sin empachos. ¿Cómo lo ves?

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://nataliacalvet.com/mente-perder-peso/