Un artista colocó esta escultura en 1968 y va creciendo año tras año

Publicado 16 febrero, 2017 por Alberto Díaz - Pinto
PUBLICIDAD

Con el paso del tiempo, las obras de arte irremediablemente cambian. Al igual que los colores de una obra pictórica se desvanecen y el lenguaje de una novela se queda obsoleto, hay obras que fueron pensadas para que el tiempo siguiera dándoles forma.

Un ejemplo maravilloso es el del pintor y escultor italiano Giuseppe Penone. En 1968, el artista realizó una réplica de su antebrazo en bronce y la colocó agarrando un árbol de Dallas, Texas.

A medida que el árbol crecía, la obra iba evolucionando. Ahora, casi 50 años después, se ha convertido en una pieza impresionante:

En 1968, el artista italiano Giuseppe Penone colocó una réplica en bronce de su antebrazo agarrando un árbol en el Dallas’s Nasher Sculpture Garden, situado en Dallas, Texas

En aquel momento, el artista dijo que aquel trabajo era una obra viva que seguiría creciendo. El tiempo ha terminado demostrando que estaba en lo correcto

Durante los últimos 50 años el árbol ha seguido creciendo y la escultura de bronce se ha mantenido en su lugar

Hoy en día, el árbol ha empezado a ganarle espacio a la inerte y férrea mano

Resulta fascinante ver cuánto ha cambiado esta obra a lo largo de las décadas, y pensar que seguirá haciéndolo ha medida que pase el tiempo

¿Qué te ha parecido?

PUBLICIDAD


PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.