Un buzo persigue a un pulpo y recibe una lección magistral de camuflaje

Publicado 22 enero, 2018 por Blanca
PUBLICIDAD

La naturaleza le da a cada especie las herramientas necesarias para sobrevivir, unas más creativas que otras, pero todas útiles. Desde reflejos y velocidad para escapar a sistemas de defensa activos como afilados dientes y garras, pero una de las más llamativas es, sin duda, la posibilidad de hacerse invisible.

Qué útil no sería a los humanos esta habilidad en tantas ocasiones, aunque acabaríamos usándola más para hacer el mal que para escapar de él, eso casi seguro. Dejémosle a cada uno lo que necesita y conformémonos con poder ser testigos de semejante técnica en animales tan misteriosos como los pulpos.

Estos moluscos tienen su piel cubierta con células llamadas cromatóforos, capaces de absorber y reflejar la luz. Así, los pulpos pueden crear patrones con movimiento para simular las condiciones de luz y color de su entorno y pasar desapercibidos cuando se preparan para cazar o cuando quieren evitar ser cazados. Lo sorprendente de estos animales es la velocidad con la que son capaces de realizar el camuflaje.

Da igual la cantidad de veces que lo veas, no deja de impresionar, pero verlo en directo tiene que dejarte sin respiración. Hoy compartimos con vosotros un vídeo grabado por un submarinista que iba persiguiendo a un pulpo por las profundidades. En un momento dado, el animal se para y, sin más, desaparece. Vas a tener que verlo dos veces.

Pero tampoco te puedes perder lo que hace una especie de sepia que nada tiene que envidiar al pulpo, en cuanto a la capacidad de camuflarse se refiere.

Camuflaje de la sepia pharaonis

Aunque los pulpos tienen fama de poseer capacidades extraordinarias que les permiten hasta caminar por tierra firme, el resto de cefalópodos no se quedan atrás. Sepias y calamares también poseen sistemas nerviosos altamente desarrollados que les permiten establecer sofisticados comportamientos de caza y notables capacidades para manipular objetos y resolver puzles. 

Además, son los reyes indiscutibles del camuflaje marino, y es que pueden modificar su pigmentación, forma y textura de su cuerpo en milisegundos. Y no solo eso, también son capaces de imitar a otros animales copiando su apariencia y movimiento. 

¿Es eso un cangrejo? No, es una sepia

La Sepia pharaonis es capaz de adoptar la inofensiva apariencia y movimiento de un cangrejo ermitaño. De esta forma puede acercarse hasta sus presas y abalanzarse sobre ellas.

La capacidad mimética de las sepias es impresionante y muy elaborada, incluso hay especies capaces de mostrar apariencias diferentes en cada una de sus caras.

No te pierdas la impresionante técnica de caza de la Sepia pharaonis y su excelente camuflaje, te dejará boquiabierto

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso
.