Un dron captura a un monje tomando el sol en lo alto de un aerogenerador

Publicado 19 septiembre, 2019 por Vanessa
PUBLICIDAD

Estar completamente solo es muy complicado a día de hoy, y si no que se lo digan a Joseph Byron. Este monje benedictino que trabaja en una escuela privada de Rhode Island, Estados Unidos, fue sorprendido tomando el sol a 175 metros de altura por un dron. Aunque no es el primero que vemos hacer algo así…

El hermano Byron estaba relajándose en la parte superior de la turbina eólica de la escuela Portsmouth Abbey, cuando un dron se acercó. Este dispositivo tomó imágenes suyas extendido sobre la superficie plana del aerogenerador. El vídeo acabó siendo publicado en Internet después de varios días.

Su vídeo tomando el sol en las alturas le hizo ganar popularidad

dron

A raíz del vídeo, distintos ex alumnos suyos que llevaban tiempo sin ponerse en contacto con él le enviaron mensajes.

A Byron al principio le pareció curioso el hecho de que se le hubiera aparecido un dron de repente, pero luego se sintió molesto porque habían atentado a su privacidad. Cuando le entrevistaron, afirmó que estaba acostumbrado a subirse a la turbina de vez en cuando. Así se relaja y disfruta de las vistas de la bahía de Narragansett.

El dueño del dron era Kevin Miller, un californiano que se encontraba por entonces de vacaciones en Rhode Island. Es decir, justo en la costa contraria de Estados Unidos, disfrutando del verano.

En la lejanía, Miller vio una escotilla abierta en el aerogenerador desde el monitor del dron. Al observar esto no pensó en nada concreto, pero decidió enviar a su dron para grabar algunas imágenes por allí.

Kevin Miller no esperaba encontrarse a un hombre relajado en la turbina

El camarógrafo y productor se sorprendió al ver que en la turbina había un hombre relajado, levantándose para saludar a su dron sin ninguna ayuda y sin barandillas. A casi 200 metros de altura. Parece una locura.

A Kevin Miller le entrevistaron diferentes medios de comunicación después de viralizarse su vídeo. Ahí fue cuando comentó la situación desde su punto de vista. Él estaba de vacaciones con su novia y pensó en captar con su dron aquello que está fuera del alcance de los demás. Es por eso que acercó el dispositivo a la turbina, aunque no se esperaba que hubiera un monje tomando el sol. Se imaginó que alguien estaría arreglando algún mecanismo estropeado.

Después de cinco o diez segundos con el dron de Kevin al lado, Joseph se movió y echó un vistazo. En el vídeo se puede ver cómo se acerca y saluda, después de haberse echado probablemente una siesta.

Cuando Kevin decidió alejarse y aterrizar su dron, Joseph se inclinó sobre el borde de la turbina e intercambiaron saludos. Desde luego, este será un momento de sus vidas digno de contar y que probablemente no olvidarán.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.