in

Un equipo de cámaras graba un día de la vida de una solitaria mujer de 98 años

Vejez y soledad, dos conceptos tristemente unidos. A veces porque la muerte se interpuso en el camino con demasiada frecuencia, hasta dejarnos sin amigos. Otras fue el olvido; la mala memoria de nuestros familiares, quienes en su ritmo diario no disponen de tiempo para visitar, llamar o cuidar de sus octogenarios queridos.

Muchos de nuestros ancianos, viven a caballo entre sus residencias y los centros de día, donde las agradables enfermeras les dedican los afectos y cariños que en la soledad de su casa no obtienen.

Esa casa en la que no están quietos, en la que dedican horas a realizar tareas tediosas, con el único objetivo de mantenerse vivos y conservar la cordura, pues la soledad es traicionera.

Con 98 años de edad, Mary nos muestra como de agridulce es su vida. Un emotivo documental interesante para que juntos reflexionemos sobre los mayores y sus necesidades sociales.

Un mensaje potente, claro y sencillo, no descuides a tus mayores y no tengas reparo en aliviar la soledad de cuantos se crucen en tu vida.

Original: Junk Mail

What do you think?

0 points
Upvote Downvote