Según un estudio británico reciente, en un matrimonio tortuoso los hombres corren mayor riesgo de padecer ataques al corazón, mientras que las mujeres no se ven afectadas.

Los investigadores descubrieron que los altibajos en la vida marital estaban fuertemente ligados a aumentos y caídas de la presión arterial, el colesterol y el peso de los hombres, es decir, cada uno de los factores que influyen en los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Su estudio, para el que se hizo seguimiento de 620 hombres casados a lo largo de 16 años, encontró que cuando las relaciones de pareja mejoraban, la salud de los hombres también lo hacía. Cuando las relaciones eran estables -ya fuera consistentemente mal o constantemente bien- no había impacto alguno en la salud. Pero cuando la vida de casado empezaba a deteriorarse, sus mediciones también empeoraban.

Los investigadores, procedentes de las universidades de Bristol y Glasgow, compararon sus resultados con el Millon Women Study, un estudio en curso sobre las mujeres británicas, sin encontrar ningún vínculo entre la felicidad matrimonial y la salud cardiovascular femenina.

Los expertos creen que esto se debe a que los hombres son extremadamente dependientes de sus esposas, pero las mujeres tienen redes sociales más amplias y otras formas de combatir estas situaciones.

Los científicos, que publicaron sus resultados en el BMJ Journal of Epidemiology y Community Health, incluso afirmaron que los hombres en las relaciones turbulentas deben terminar su matrimonio por el bien de su salud. 

Los cambios en la calidad de una relación marital parecen predecir el riesgo de enfermedad cardiovascular, aunque los grupos de relaciones consistentemente buenas o pobres no eran muy diferentes. Suponiendo que se trate de una situación causal, el asesoramiento matrimonial para aquellas parejas con relaciones deterioradas, pueden tener beneficios adicionales en términos de salud física, por encima del bienestar psicológico, aunque en algunos casos terminar con la relación puede ser lo más idóneo“, afirman.

El matrimonio “alarga la vida”

Los científicos creen que estar casados ​​alienta a las personas a mantenerse en forma y a tomar sus medicaciones diarias, en contraste con aquellos que están solos, quienes al parecer son más propensos a beber, fumar y comer mal. Los expertos concluyen que esto es porque vivir con un esposo o esposa es la forma “más fundamental” de apoyo social.

Los hallazgos tienen que ver con los realizados en la Universidad de Yokohama, Japón, donde el año pasado descubrieron que los hombres casados ​​eran menos propensos que los solteros a sufrir el síndrome metabólico, una combinación de diabetes, presión arterial alta y obesidad que daña los vasos sanguíneos. También encontraron que, de igual modo, las mujeres no se ven afectadas.

¿Qué opinas sobre este estudio y sus conclusiones?

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://www.dailymail.co.uk/health/article-4964520/A-rocky-marriage-raises-men-s-risk-heart-attack.html