En la actualidad, 30 millones de personas de todo el mundo padecen Alzheimer. Sin embargo, las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a la cifra global de afectados en 3 décadas es aún más preocupante, ya que ascenderá hasta los 53 millones.

Y es que, a pesar de la infinidad de investigaciones realizadas, aún no se ha logrado descubrir ningún tratamiento que resulte eficaz una vez que los síntomas se manifiestan. Por ello, la importancia de un diagnóstico precoz del Alzheimer se convierte en algo crucial, lo que posibilitaría una mejor atención y tratamiento de los afectados ya desde sus fases iniciales.

Sin embargo, en este contexto alarmante, un grupo de científicos de la Universidad de Birmingham parece haber dado con una de las claves para identificar qué personas podrían tener un alto riesgo de padecer la enfermedad: el deterioro en el procesamiento del lenguaje escrito o, lo que es lo mismo, la pérdida de la capacidad para identificar o comprender las palabras escritas.

Las investigaciones

Ali Mazaheri, director de esta investigación publicada a través de la revista NeuroImage: Clinical, explica: 

Una de las características principales de la enfermedad de Alzheimer es el deterioro progresivo del lenguaje. No obstante, existen muy pocos estudios sobre la capacidad de procesamiento del lenguaje durante el período transcurrido entre la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad y su completo desarrollo“.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores contaron con la participación de 25 personas mayores. Todos se sometieron a un electroencefalograma, con la intención de analizar la actividad eléctrica del cerebro, para medir el tiempo que tardaban en procesar las palabras que veían en la pantalla de un ordenador. 

La muestra de participantes incluía a personas mayores completamente sanas, mayores con deterioro cognitivo leve y pacientes que habían desarrollado la enfermedad de Alzheimer y que habían sido previamente diagnosticados con deterioro cognitivo leve. 

El objetivo residía en detectar la posible existencia de anomalías en la actividad cerebral durante el procesamiento del lenguaje en los pacientes con deterioro cognitivo leve, las cuales podrían ofrecernos una visión sobre su probabilidad de desarrollar Alzheimer. La razón por la que nos centramos en el lenguaje obedece a que se trata de un aspecto crucial de la cognición, que se ve particularmente deteriorado durante la progresión de la enfermedad“, puntualiza Mazaheri.

Hallazgos inesperados

Según investigaciones previas, el tiempo que el cerebro necesita para procesar una palabra escrita se establece en torno a 250 milisegundos. Y los participantes en este nuevo estudio, ¿cumplieron con estos 250 milisegundos? Parece que no. Katrien Segaert, co-autora de la investigación, apunta:

El resultado más importante de nuestro estudio es que la respuesta cerebral es anómala, cuando no ‘aberrante’, en los individuos que terminarán desarrollando Alzheimer en el futuro. Una respuesta que, por su parte, se mantiene ‘intacta’ en los pacientes que se mantienen estables. Así pues, nuestros hallazgos fueron totalmente inesperados, pues si bien el lenguaje se ve afectado en el Alzheimer, esto ocurre en fases mucho más avanzadas de la enfermedad“.

En conclusión, parece que la demora en la respuesta neurológica para procesar el lenguaje escrito puede ser un indicador de que un paciente que ya presenta deterioro cognitivo leve tiene una probabilidad mucho mayor de terminar padeciendo Alzheimer. 

Sin embargo, ahora lo que queda por probar es este biomarcador en una muestra más amplia de pacientes y confirmar si es un predictor específico de la enfermedad de Alzheimer o un marcador general de la demencia.

La verificación de este marcador podría allanar el camino para una intervención farmacológica más temprana y el desarrollo de una prueba no invasiva y ciertamente barata mediante el uso del EEG como parte de la evaluación médica rutinaria en aquellos pacientes que acudan a la consulta preocupados por su memoria“, concluye Segaert.

El test

A modo de curiosidad, a continuación os dejamos con el tipo de test que los científicos utilizaron con los 25 participantes del estudio.

Entre las frases utilizadas del estudio figuraban, por ejemplo, “un tipo de madera” y “un alimento para el desayuno”; todas las demás han sido elaboradas por MailOnline.

Un segundo más tarde, se mostró a los voluntarios una palabra que era congruente (roble, panqueque respectivamente) o simplemente un sustantivo que encajase con cada categoría.

Aquellos que tardaron más tiempo en reconocer si la palabra era relevante para la frase, medida por las pruebas de EEG, mostraron signos tempranos de deterioro cognitivo.

Cabe señalar que las frases creadas por MailOnline pueden no presentar la misma exactitud científica que las creadas por los investigadores. La primera parte de la prueba también se debe realizar en voz alta.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://www.dailymail.co.uk/health/article-5000708/How-long-does-read-simple-words.html
https://www.journals.elsevier.com/neuroimage-clinical/