in

Un niño se pasa gritando 8 horas seguidas y convierte un vuelo de larga distancia en un infierno para los pasajeros

Aunque no tengas miedo a volar, seguro que estás de acuerdo en que es una manera bastante incómoda de viajar. Los interminables controles, las largas esperas del aeropuerto. Una vez en el transporte, todos sabemos que no se trata de uno de los lugares más cómodos del mundo. Además, hay otra variable que puede hacer un vuelo realmente incómodo: los demás pasajeros.

Viajar con niños pequeños, sobre todo en avión, puede ser una experiencia realmente dura tanto para los padres como para los viajeros de alrededor. Hay que ser paciente, pues los pequeños tienen el mismo derecho a viajar, y no podemos exigirles que se comporten como si fueran adultos. Sin embargo, un niño ha puesto a prueba la paciencia (y los nervios) de todos los pasajeros de un vuelo de ocho horas entre Alemania y Newark, Nueva Jersey.

Un pasajero ha recogido con su cámara como en toda la duración del vuelo el niño corría de un lado para otro gritando de manera “demoniaca”, según su propia descripción, y, al parecer, sin dar un sólo momento de respiro.

El video es un resumen de la situación, y en él se deja entrever que la actitud de la madre del pequeño era bastante permisiva con su actitud. Los escasos minutos que dura el video son suficientes para hacerse una idea de cómo debió ser ese largo viaje que, seguro, todos los pasajeros del avión van a recordar durante mucho tiempo.

Fuente: Shane Townley

What do you think?

0 points
Upvote Downvote