in

Un truco fantástico para limpiar los fogones sin esfuerzo y sin dejarte las uñas en el intento

Tenemos miles de cosas que hacer a lo largo de la semana, por lo que puede que no dispongamos del suficiente tiempo para detenernos en limpiar ciertas cosas, hasta que ya es demasiado tarde.

Los fogones de la cocina son una de esas cosas que, o se limpian en el momento, o la grasa y la suciedad terminan adueñándose de ellos. Después nos toca dejarnos las uñas rascando hasta dejarla como nueva. Por eso sé que me vas a agradecer este truco enormemente.

Antes de explicarte cómo, primero vamos a ver lo que vas a necesitar:

  • Un rollo de papel de cocina
  • Agua oxigenada
  • Bicarbonato de sodio

¿A que tienes todo lo que necesitas en casa? Se acabó gastar dinero en carísimos productos de limpieza, cuya eficacia no era la que esperabas. 

Como veis, esta cocina de gas estaba bastante sucia y prácticamente la grasa se había adueñado de ella. Normalmente hubiera llevado bastante tiempo dejarla como nueva, así como usar varios productos y dejar las manchas bastante tiempo en remojo

Después de una primera pasada, como lo haríamos normalmente, la cocina seguía viéndose muy sucia, sobre todo la zona de los fogones

Y aquí es donde empieza la magia: llena media taza con bicarbonato de sodio y ve añadiéndole agua oxigenada hasta crear una especie de pasta. Cuando la tengas, distribúyela por las manchas más difíciles y deja que actúe durante unos minutos, antes de empezar a frotar con el papel de cocina

Si ves que todavía queda alguna mancha, no dudes en echar un pegote de pasta directamente sobre ella y dejar que actúe durante un rato, aunque en principio debería ser suficiente. En cuestión de minutos tu cocina de gas estará como nueva

Los resultados hablan por sí solos










¿Ya lo has probado? Cuéntanos qué tal el resultado.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote