in

¿Una casa de campo en la azotea de un edificio de Nueva York? Te la enseñamos

Encontrar una casa en mitad de la ciudad de los rascacielos, con unas vistas impresionantes y un patio donde poner unas macetas y una barbacoa es prácticamente imposible. Tanto que la casa que estamos a punto de mostraros hoy nos recuerda a las cabañas de los árboles de cuando éramos pequeños.

Una inversión que sacará a tu niño interior y que se encuentra a la venta por el “módico” precio de 3,5 millones de dólares.

Si esta casa estuviera situada en el suelo, probablemente no hubiéramos puesto nuestra vista en ella, pero no es el caso. Sin embargo, se encuentra en la azotea de un edificio en East Village, Nueva York, por lo que se convierte en una de las propiedades más envidiables del mundo.

Las fotos que estáis viendo del interior, no corresponden con la casita de la azotea, sino de los dos pisos que están por debajo suyo. Pero tranquilos, todo forma parte del pack, por lo que la vivienda, contando la cabaña, posee un total de 278 metros. Sus techos de 5 metros de alto y las chimeneas de leña son capaces de quitar el hipo al cualquiera. Ahora el escandaloso precio de 3,5 millones empieza a cobrar más sentido, al menos en el mercado actual. Pero, sin duda, la cabaña es, literalmente, la guinda del pastel.

El edificio se remonta a 1868, construido en lo que solía ser Minthorne Farm, propiedad de un terrateniente de renombre que adquirió de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. En 1980, el escultor, pintor, diseñador de producción cinematográfica y restaurador de edificios y casas antiguas Henry Merwin Shrady III, compró el inmueble abandonado y lo renovó, quedándose los dos pisos superiores como vivienda familiar.

Shrady falleció en 2015, dejando a la propiedad a su viuda, Gale Berrett Shrady, quien recientemente dijo al New York Post que fue su marido quien construyó aquella casa de cuento de hadas en la azotea. Su hijo vivió en la cabaña durante sus años de universidad, pero que los últimos 15 había sido alquilada.

Aunque las fotos son de la antigua vivienda de Shrady, nos podemos hacer una ligera idea de cómo puede ser esta encantadora cabaña por dentro y de sus maravillosas vistas.










Mientras tanto, seguiremos hojeando la cuenta de Instagram del agente inmobiliario que lleva la propiedad, a fin de poder añadir más fotos sobre esta cabaña de cuento en mitad de Nueva York.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote