in

La historia de la mamá que olvidó que acababa de dar a luz después de recibir la epidural

Bernadette Strange no guarda recuerdos del nacimiento de su hijo Elias. De hecho, ni siquiera recuerda correctamente todo el embarazo y parte de su pasado debido a una extraña reacción a la anestesia epidural.

El parto transcurrió correctamente, tomando incluso varias fotografías a modo de recuerdo durante el proceso. Sin embargo y tras unos minutos de reposo tras el alumbramiento, la joven madre cayó gravemente enferma. Tanto, que los médicos tuvieron que provocarle un coma inducido. 

Las pruebas revelaron que Bernadette había contraído una rara forma de meningitis provocada por la bacteria Streptococcus salivarius, la cual habría penetrado en su médula espinal con el pinchazo de la epidural.

Después de 4 días de coma inducido y con un fuerte tratamiento de antibióticos de alto espectro, Bernadette mejoró y pudo ser despertada. 

“Decía un montón de tonterías, creíamos que por culpa de la anestesia, pero cuando recuperó la lucidez no lograba recordar detalles o por qué estaba en el hospital”, declara su marido.

Los médicos pensaban que su memoria podía haber quedado dañada para siempre. 

“No sabía que era real y que no. No recordaba haber estado embarazada pero tenía una cicatriz de cesárea que me molestaba”.  

Después de 10 días de convalecencia su estado mejoró lo suficiente como para recibir la visita de su primer hijo, Theo, de dos años de edad. 

“Vi a Theo y mis recuerdos comenzaron a brotar de repente. Había pasado los últimos días defendiendo ante todo el mundo que nunca había estado embarazada, pero con Theo y después de que mi marido me mostrara las fotos del parto, creí por fin que era verdad que habíamos tenido un nuevo bebé”.

Neil había elaborado un diario de embarazo con todos los momentos importantes sobre Elias, y eso le ayudó a rellenar los huecos de su memoria. 

“Me sentía como si me hubiera tocado la lotería y a la vez estuviera algo deprimida. Durante meses me sentí triste porque me había perdido las dos primeras semanas de vida de mi hijo. Luego mi familia me recordó que lo importante era estar juntos de nuevo”.

La meningitis es una enfermedad grave que puede resultar fatal, pero por suerte y al encontrarse en el hospital, pudo ser tratada de urgencia salvando la vida. 

“Me siento muy afortunada porque no tengo secuelas, más allá de las lagunas de memoria que me quedaron sobre esos días. El resto, mi pasado, está intacto”.

La cepa contraída por Bernadette es tan extraña que los médicos hicieron un estudio clínico exhaustivo sobre la Streptococcus salivarius a partir de su caso.

“Debo la vida al excelente personal del hospital NHS, sin ellos no hubiera podido ver crecer a mis hijos”. 

Meningitis bacteriana asociada a analgesia y anestesia espinal no solo puede contraerse durante el parto con epidural, sino también con diversos tratamientos u operaciones que incluyan la puesta de este tipo de anestesia localizada. 

Sin embargo, no hay que alarmarse. Todas las anestesias tienen sus posibles efectos secundarios y pocos son tan infrecuentes como la meningitis asociada a la analgesia espinal. Para que os hagáis una idea, solo entre 1982 y 2006 en España se dieron 8 casos, por lo que podéis estar tranquilos.

 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote