Aparecen cientos de estos peces en las playas de California y las redes no pueden contenerse

Publicado 7 enero, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
lombriz-marina
PUBLICIDAD

Urechis caupo, pero más conocido por su fálico nombre por razones que creo que no hará falta explicar, es una especie de lombriz marina que pasa la mayor parte de su vida enterrada en la capa de sedimentos del lecho marino. Increíblemente, estos gusanos pueden vivir hasta 25 años bajo la arena ocupándose de sus propios asuntos y alimentándose de plancton, bacterias y pequeñas partículas que quedan atrapadas en sus viscosas trampas.

Sin embargo, la paz de estos animales, de normalmente 25 cm de longitud aunque pueden llegar a medir hasta 50 cm, parece haber sido perturbada. Millares de estos fálicos seres han aparecido varados en Drake’s Beach, California, tal y como podemos ver en una fotografía tomada por el residente en la zona David Ford.

«No tenía ni idea de lo que podrían ser… a lo largo de dos millas«, comenta Ford. «Continué caminando media hora más y estaban dispersos por todas partes. Durante todo el paseo había gaviotas alineadas en la playa, las cuales habían comido tanto que apenas podían moverse», concluye.

Ford enseguida contactó con la publicación Bay Nature, quienes dirigen la columna de «Pregunte al naturalista», y el biólogo Iván Parr para narrarles su insólito descubrimiento.

Un gusano con una curiosa forma

El Urechis tiene cuatro especies bien diferenciadas, pero el caupo es la única que se encuentra en América del Norte; las otras tres son originarias de Asia, donde son consideradas un auténtico manjar. Otros de sus depredadores más inmediatos son las nutrias, platijas, tiburones, rayas o las gaviotas.

Estos gusanos detrívoros construyen madrigueras en forma de «U», en la arena o el barro del lecho marino, por la que dispersan un fluido viscoso en forma de red que segregan desde la entrada para atrapar su comida. Posteriormente el gusano traga dicha red con las partículas o detritos adheridos a ella. Este extraño proceso alimenticio es repetido y, en una área con abundancia de detritos, puede ser completado en pocos minutos.

«Utilizan contracciones -peristaltismo- para bombear agua a través de su madriguera. De este modo, el gusano absorbe el plancton, las bacterias y otras partículas adheridas a su viscosa red«, explicó el biólogo Iván Parr. «Cuando, como cualquier aspiradora, la red se obstruye, el gusano lo absorbe todo de nuevo en su boca, ingiriendo las partículas que quiere comer y desechando el resto en el túnel».

Además de su nombre fálico, este curioso animal también es conocido como «gusano posadero», ya que, cuando abandonan su madriguera, esta suele ser reutilizada por otras criaturas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de I Fucking Love Science (@iflscience) el

Pero, ¿cómo terminaron cientos de miles de estos ejemplares varados en la playa?

«Este es el riesgo que corren al construir sus hogares en la arena», señaló Parr. «Las tormentas fuertes, especialmente durante la acontecida a principios de diciembre, son perfectamente capaces de asediar la zona intermareal, romper los sedimentos y dejar su contenido varado en la orilla».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de NOO (@noo.com.br) el

Como era de esperar, ante la noticia del varado masivo de estos chistosos animales, las redes sociales no pudieron contenerse. Tuiteros e instagramers de todo el mundo hicieron gala de su ingenio más agudo, haciendo chistes sobre la forma fálica de estos seres.

Pero no debemos olvidar que estos pobres gusanos fueron expulsados de sus hogares por una tormenta, aunque son una especie dura y superviviente donde las haya, puesto que llevan morando en nuestro planeta al menos 300 millones de años. Así que ¡un respeto! 😛

Vía: iflscience, traducción y adaptación por La Voz del Muro.
Fuente: Urechis unicinctus

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.