La ciudad suiza donde las ventanas tienen unas extrañas escaleras

Publicado 19 noviembre, 2019 por Vanessa
escaleras-gatos
PUBLICIDAD

Los gatos que viven en Berna, Suiza, son más felices que los de otras ciudades. Casi podríamos afirmarlo viendo las fachadas de los edificios de la ciudad. Imagínate ser un gato, vivir con tu dueño en un tercer piso y aburrirte en casa porque él no está. En otros lugares del mundo, tendrías que esperar a que llegara tu compañero humano y sentarte en la ventana a tomar el sol. No tendrías otra manera de salir al exterior. En cambio, si vives en Berna, no. En esta localidad suiza, los residentes han colocado unas escaleras de gato en sus fachadas para que los gatos las suban y bajen y puedan entretenerse cuando quieran.

Los residentes de la ciudad de Berna han decorado sus edificios con escaleras de gato, el resultado es muy estético

casa escaleras

Brigitte Schuster

En muchos casos, son simples y económicas, hechas con tablones tambaleantes que atraviesan balcones. En otros edificios, las escaleras están fabricadas con clavijas que van ascendiendo por una tubería, o con listones de madera colocados en diagonal, que atraviesan la fachada hasta llegar a un árbol escalable. En general, son estructuras bastante precarias, que sirven de andamio para estos ágiles animales.

Las escaleras para gatos se extienden entre los techos y el exterior de los apartamentos, llegando a ocupar un gran espacio. A pesar de que están colocadas de modo ascendente desde alturas de vértigo, los gatos logran escalarlas y bajar por ellas sin demasiadas complicaciones. En un edificio de Berna incluso se puede encontrar una escalera de caracol con una plataforma. Los gatos que la utilicen tienen una vida de lujo, desde luego.

jardín casa con gatos










Brigitte Schuster

Los gatos son la mascota más común de los países de Europa Central y Rusia

Los gatos son la mascota más común en los países centroeuropeos, como son Alemania y Suiza. En estos países, las escaleras de gato son elementos básicos para las ciudades y pueblos. En cambio, no en todos los países las hay, ni mucho menos. Rusia y Turquía, por ejemplo, son dos de los países en los que hay más gatos en propiedad y en las calles. En cambio, en ninguno de los dos lugares hay este tipo de estructuras.

Pero… ¿Realmente necesitan los gatos unas escaleras así o es un tema de comodidad para los dueños?

Los gatos llevan cientos de años teniendo una gran capacidad para aterrizar de pie. En cambio, Dennis Turner, experto en gatos, afirma que son muy necesarias pero que rara vez se mencionan en los libros sobre cómo tener a estos animales adecuadamente en casa.

Hay dos razones por las que estas escaleras son sumamente necesarias para tener un gato en un edificio. El reflejo innato de los gatos para caer de pie solo se mantiene hasta los 30 metros de altura, e incluso así supone un riesgo. Un salto temerario puede provocar roturas, desgarros, problemas de tendones y desgarros. Una mala caída puede causar incluso la muerte del animal o diferentes problemas en su salud mental. Las escaleras para gatos reducen considerablemente estos riesgos.

escaleras

Brigitte Schuster

Los gatos tienen diferentes necesidades según cómo hayan sido criados

Un gato que ha sido criado con acceso al aire libre, o en libertad directamente, deberá mantenerse así para siempre. Los gatos que son criados pudiendo salir de casa o totalmente fuera de ella y luego son mantenidos en total cautividad, desarrollan problemas de conducta a lo largo de sus vidas. Algunos marcarán los muebles con arañazos y orinarán por toda la casa. Para las personas que vivan en áreas urbanas, ya sea en casas con varios pisos o en apartamentos, las escaleras y puertas para gatos son la mejor opción para que éstos entren y salgan cuando quieran.

En cambio, hay gatos que han sido criados desde su nacimiento sin salir al exterior. Éstos se estresan al encontrarse al aire libre y encuentran estimulante estar dentro de sus casas, siempre que tengan juguetes, postes rascadores, lugares elevados a los que escalar, ventanas con vistas en las que dé el sol y una atención adecuada por parte de sus dueños.

No todos los gatos utilizan sus escaleras correctamente desde el primer momento. Esto conlleva un aprendizaje progresivo. En algunos casos, los dueños colocan comida en diferentes escalones para atraer a sus gatos a que escalen y bajen por las escaleras. Tener unas escaleras para gato, como las que hay en Berna, muestra una voluntad de cuidar bien de los gatos del edificio. Al final, moverse y poder salir y entrar de sus casas es una necesidad básica para los animales y hay que respetarla. ¿Aguantarán estas escaleras a estos 15 gatos gigantes?

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.