in

Vierte agua y azúcar sobre un globo y obtiene una idea genial para servir el postre

Reconozcamos que gran parte del mérito de un postre, sin menospreciar la mano de obra y el sabor, reside en su presentación. Por ello, el recipiente donde lo pongamos también juega un papel crucial. 

Y hoy precisamente vamos a enseñaros a fabricar un recipiente  para postres que, además de hermoso y creativo, ¡es comestible!

Lo único que vas a necesitar para estar receta es:

  • 1/2 taza de agua
  • 1 1/2 taza de azúcar
  • 1/2 taza de jarabe de maíz
  • Colorante o chispas de colores para tartas (opcional)

Cuando lo tengas todo, lo único que tienes que hacer es poner el agua a fuego medio-alto, añadirle el azúcar y el jarabe de maíz y dejar que hierva a unos 150ºC. Cuando alcance esta temperatura, opcionalmente podremos añadirle chispas de colores o colorante.

Después vierte la mezcla sobre un globo de agua y deja que se enfríe durante 10 minutos. Transcurrido el tiempo, conseguiremos un cuenco comestible para servir un helado o unos profiteroles, por ejemplo, de una manera súper creativa. 

En el siguiente vídeo podrás ver todo el proceso que te acabo de explicar. Pruébalo y nos cuentas 😉

What do you think?

0 points
Upvote Downvote