Viola Smith: la baterista más mayor del mundo. Comenzó en 1930 y sigue tocando con 106 años

Publicado 22 octubre, 2019 por Quique Zamorano
viola smith
PUBLICIDAD

Ha vivido dos guerras mundiales, la Guerra Fría, la caída de la Unión Soviética y también la llegada de Internet. Su nombre es un tanto desconocido dentro de la comunidad musical internacional y destaca como una de las personas más longevas del mundo. A sus 106 años, la baterista Viola Smith sigue interpretando canciones a pleno rendimiento. La perfecta demostración de que la edad no importa cuando se trata de tocar en una banda.

Aunque su especialidad son los ritmos jazz, ha vivido la explosión de todos los géneros y está hecha una auténtica especialista: desde el swing (muy popular en las fiestas de los años 20), hasta el rocanrol, pasando por el soul o el ragtime. No hay nada que se le resista, ya que todavía sigue en activo en la banda Forever Young Band: America’s Oldest Act of Professional Entertainers (algo así como “La banda eternamente joven: el más viejo espectáculo americano de artistas profesionales”).

Su gran secreto: música sin parar y vino tinto

Nacida el 29 de noviembre de 1912 en la pequeña localidad de Mount Calvary del estado norteamericano de Wisconsin, fue una de las representantes de aquel movimiento demográfico de los “baby booms”. Smith era hija de diez hermanos prolíficos y artistas como ella, ya que desde muy pequeña su padre la reunió junto con otras de sus seis hermanas para fundar la Smith Sisters Orchestra.

Viola Smith, a sus 106 años.

Viola Smith, a sus 106 años. (Facebook Oficial de la marca de baterías Zidjian)

Sus interpretaciones en directo dejan con la boquiabierta a espectadores de todo el mundo a día de hoy, y asegura que su secreto para mantenerse en forma a los platos es bien sencillo: aporrear la batería y beber vino tinto con moderación (siempre que sea de buena calidad, por supuesto), según recoge la revista digital “Bored Panda”.

The Coquettes fue la agrupación musical con la que más éxito cosechó antes del estallido de la guerra contra los nazis, formada junto a su hermana Mildred, quien ejercía de saxofonista. Después de mudarse a Nueva York, creó otra “girlband” llamada Hour of Charm Orquestra. Su gran habilidad con las baquetas le llevó a actuar para el presidente estadounidense Harry Truman en 1949. También estuvo en Broadway, donde fue una de las estrellas dentro de la producción del célebre espectáculo “Cabaret”.

Un ejemplo de superación dentro de un mundo de hombres

«Tocar la batería es una de las actividades más sanas del mundo», afirma, en una entrevista realizada en el medio especializado ‘Syncopated Times’. «Fui la primera que desarrolló la técnica del tom-tom (la cual consiste en elevar las baquetas hasta la altura de los hombros). Obviamente, a juzgar por los vídeos en los que se aprecia la contundencia con la que efectúa los golpes, es lógico que por cada actuación perdiera unas cuantas kilocalorías. Eso sí, esta práctica no habría tenido efecto de no haber llevado una vida sana, y sino que se lo digan a los reyes del exceso que emergieron con las bandas de rocanrol en la década de los 60. E incluso mucho antes, en los antros de jazz que siempre eran locales llenos de humo y bebidas alcohólicas.

Viola Smith en acción, en una famosa actuación de 1939.

Viola Smith en acción, en una famosa actuación de 1939. (Captura de YouTube)

Más de un siglo después de que naciese en el seno de una sociedad profundamente machista, el movimiento feminista ha conseguido en cierta medida que a día de hoy sea más fácil el acceso de las mujeres a este tipo de actividades (sobre todo en algo tan varonil como aporrear la batería), que en su día siempre estaban protagonizadas por hombres. Algo que Smith celebra, a la par que esgrime con orgullo el haber sido una de las primeras en llegar a los escenarios.

«Nadie, jamás, me ha imitado después de todos estos años. Podrías pensar que sí, pero lo que hay es mucho hombre dispuesto a hacerse el experto por ahí», recalca en la entrevista. En la actualidad, muchas mujeres han seguido su estela y admiten haber recibido una gran influencia de cada una de sus actuaciones. Grandes bateristas como Georgia Hubley de Yo La Tengo, Meg White de The White Stripes o Sandy West de The Runaways.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.