El Zephyr Seat: o cómo volar en avión con las comodidades de la clase VIP por el precio de la económica

Publicado 24 junio, 2020 por Javier Escribano
zappy-seat
PUBLICIDAD

En un mundo post coronavirus, las aerolíneas se enfrentan a un gran desafío: ¿cómo garantizar la seguridad de sus viajeros sin reducir el aforo de los aviones? Ya ha habido varias propuestas (basadas, principalmente, en las mamparas).

Sin embargo, la start up Zephyr Aerospace tiene una propuesta mucho más ambiciosa. Una que no solo cumpliría de sobra con las normas de distanciamiento social, sino que también arreglaría uno de los mayores problemas de la aviación: la estrechez de sus asientos.

Y es que, según sus estudios, el 99% de todos los asientos de clase económica están fijos, y es imposible dormir en ellos. Lo peor es que fuerzan posturas antinaturales durante largos periodos de tiempo que pueden ocasionar problemas para la salud. Para la mayoría de viajeros, cambiarse a las clase business es prohibitivamente caro. Según una encuesta, el 70% de usuarios cambiarían los bonuses que puedes añadir a tu vuelo (mejores menús, equipajes extras…) solo por la posibilidad de tumbarse.

Aquí es donde entra en juego el Asiento Zephyr, un diseño pendiente de patente que consiste en cabinas individuales que garanntizan el confort y la privacidad, con un «reposapiernas» retráctil y hueco suficiente (1,98 metros) para poder extenderse por completo.

La clave es que, gracias a la posibilidad de apilarlos, no se sacrificaría la capacidad de los aviones.

El asiento Zephyr es ampliamente configurable, para adaptarlo a las dimensiones y especificaciones de cada avión y aerolínea. También podría haber diseños «premium» más amplios, como el que ves aquí abajo.

Este diseño facilitaría viajar en clase económica con total comodidad en vuelos largos, y (recalcamos) respetando completamente el distanciamiento social.

Zephyr ya está en contacto con varias aerolíneas y fabricantes (como Airbus y Boeing), pero el proyecto aún no está financiado completamente. El plan es venderlo directamente a aerolíneas y fabricantes, o vender la licencia para que cada una pueda fabricar sus propios asientos. Encontrarás más información en su página web, donde puedes contribuir si lo deseas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...