5 razones por las que es mejor perdonar que estar enfadado

Publicado 8 julio, 2020 por Pablo Carrera
perdon-tranvia-llamado-deseo
PUBLICIDAD

Siempre es buen momento para empezar, por eso queremos explicarte 5 razones por las que el perdón nos hace más felices.

Muchos lo consideran la llave de la felicidad. Hablamos de una decisión que nos libera de encontrarnos mal y nos permite avanzar. Es un acto que requiere de la valentía necesaria para desprendernos de enfados o malos entendidos. Tiene la capacidad de transformar las sensaciones desagradables en positivas y hacer que un mal día se vuelva brillante y optimista.

Sólo hay que aceptar lo que se siente y no culparse por ello.

Perdonar nos permite salir adelante

Después de sufrir un gran dolor puede resultar difícil encontrar el camino. Perdonar es la mejor forma de comenzar nuestro propio proceso de curación. No es una decisión sencilla pero debemos intentarlo.

Cuando Nelson Mandela se convirtió en presidente de Sudáfrica, insistió mucho en la siguiente idea: perdón en lugar de venganza. Esta filosofía lo ha convertido en un ejemplo para la humanidad y un referente de todas las generaciones.

Mantenerse enfadado absorbe demasiada energía y daña la salud

Este interesante estudio señala los efectos negativos de la ira en la salud de las personas. Enfadarse, tanto al intentar suprimirlo como al mostrarlo, provoca diversas enfermedades e influye en la conducta de los otros. Por eso se recomienda recibir ayuda psicológica y aprender a manejarlo sin suponer un problema para los demás.

A día de hoy, existen numerosos expertos en el control de la ira. Acudir a sesiones de terapia ha dado resultados increíbles y ha mejorado notablemente los antiguos sistemas basados en pastillas.

Perdonar reduce los niveles de estrés

Se ha demostrado que guardar rencor tiene efectos perjudiciales en nuestro bienestar. En una investigación realizada por un equipo de varios psicólogos, se comprobó que el odio provoca el aumento de la tensión arterial, de la frecuencia cardíaca y el sudor. Por el contrario, disculparnos disminuye los niveles de todos los síntomas anteriores.

Esto confirma que, si queremos llevar una vida relajada y tranquila, debemos desprendernos de todos aquellos elementos que nos arrastran a pensamientos tóxicos.

El perdón nos proporciona perspectiva

El drama resultante de un maltrato puede ser algo adictivo. Lo que lleva, en ocasiones, a buscar motivos de un enfrentamiento en cuestiones menores.

No hay nada malo en reaccionar ante un ataque. Se trata de no exagerar sobre una situación que, en el fondo, no es tan grave. La empatía despeja la mente, hace ver la cosas con claridad y nos permite evaluar las situaciones desde una perspectiva diferente.

Perdonar está ampliamente relacionado con la compasión

Cuando alguien cercano hace algo que no nos gusta, resulta difícil enfocar la situación con otro ángulo. Por eso es importante aprender a ver el mundo de los demás. El ser compasivos con los que nos hacen daño nos ayuda a entender que las personas no siempre te lastiman intencionadamente. Pueden estar motivados por problemas profundos y, en el fondo, necesitar de nuestro amparo para superarlos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...