in

5 salsas saludables y muy ricas que puedes hacer en casa para acompañar cualquier plato

A la hora de comer sano, lo primero que debemos evitar son los azúcares. Aunque normalmente se señalaba como peor enemigo para la salud a las grasas, los últimos estudios determinan que es necesario comerlas, siempre que estas sean de buena calidad, es decir, hay que evitar las grasas trans que suelen estar presentes en gran cantidad en los productos procesados. Nos hacen aumentar el colesterol malo y reducir el bueno.

Los azúcares, también presentes en gran cantidad en los productos procesados, hacen que nuestro metabolismo “cortocircuite” y que deje de funcionar de manera eficiente, acumule grasa, nos haga tener hambre siempre (especialmente de dulce), y nos perjudique a la salud directamente.

Comer sano es fácil, pero siempre ha sido más fácil comprar cosas precocinadas y sabrosas. Lo cierto es que esto es causa del desconocimiento y de que procedemos de una generación a la que no les han enseñado a comer de forma saludable. Se pueden hacer salsas muy sencillas, ricas y sanas con las que acompañar a cualquier plato sano. Os vamos a sugerir algunas para que elijáis la que más os guste y así acompañar por ejemplo, a unas patatas al horno, un arroz integral, una pechuga a la plancha, etc.

Salsa de pesto

Perfecta para la pasta o para acompañar unas pechugas de pollo. Para hacerla necesitarás

  • 25 gramos de albahaca fresca, aproximadamente 2 tazas llenas
  • 2 dientes de ajo medianos
  • ¼ de taza de aceite de oliva virgen
  • Un puñado de piñones
  • ¼ de taza de queso parmesano

Hacerla es muy fácil: lava todo bien, pica todo en trocitos muy pequeños, macha con un mortero el ajo, los piñones y la albahaca y añade el aceite y parmesano. Mezcla todo muy bien y deja reposar la mezcla durante un par de horas al menos.

Si no tienes piñones, puedes usar almendras o nueces.

Mostaza y miel

Solomillo con salsa de mostaza, miel y cebolla, fotografía del blog Mi cocina con So

Salsa de mostaza, cebolla y miel. Pero no olvides que la miel contiene fructosa, que sigue siendo azúcar. Lo bueno es que la procedencia de esta está “procesada” de manera natural y viene acompañada de antioxidantes. Aún así, no se recomienda sustituirla por el azúcar, sino tomarla en muy pequeñas cantidades, lo menos posible, y no volver a tomar azúcar.

Para hacer esta receta de salsa, por ejemplo, para acompañar una pasta o unas pechugas de pollo para dos personas, necesitarás

  • 1 cucharada sopera de mostaza en grano
  • 1 cebolla grande
  • 2 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de aceite de oliva

Corta la cebolla en juliana o a trocitos pequeños. Viértela en la sartén con el aceite templado, tapa y deja pochar a fuego lento durante unos 20 minutos, removiendo la cebolla cada 5. Destapa la sartén para que pierda el agua, aumentando a fuego medio pero con cuidado de no quemarla. Añade la mostaza y la miel, remueve hasta que se deshaga la miel y se mezcla uniformemente. Retira del fuego y deja reposar un par de minutos. Puedes añadir la salsa al plato o rehogar la pasta directamente en la sartén en la que has hecho la pasta-

Guacamole

Es el rey de la cocina mexicana y cada vez de más partes del mundo. Los aguacates tienen excelentes propiedades y grasas de calidad.

Usalo para acompañar todo tipo de recetas: arroces, sandwiches de pan integral, ensaladas, etc. Vas a necesitar.

  • 2 aguacates del tamaño de un puño
  • 2 tomates medianos
  • 1 cebolla grande
  • si te gusta al toque picante, tres rodajas de jalapeños
  • una pizca de sal

Corta la cebolla muy pequeña y pochala en una sartén. Mientras, hierve los tomates en una olla durante 3 minutos para que sea fácil quitarles la piel (si los metes con piel darán sabor amargo). Echa todo en la batidora, junto a los aguacates pelado y los jalapeños. Añade una pizca de sal y bate.

Si te gusta darle un toque mucho más casero, bátelo todo con un tenedor, en lugar de usar la batidora. Eso sí, te llevará más tiempo.

Mayonesa 

¿Quién te diría hace unos años que la mayonesa iba a ser saludable? Si los huevos lo son y el aceite también, ¿por qué no lo iban a ser combinados? Lo que no hay que hacer es abusar de ella, ya que a lo largo del día, no debemos sobrepasar un % de grasa del total que comemos. Pero un par de cucharadita de mayonesa en una comida, cuando en el resto de platos no va a haber composiciones grasas, es perfecta. Para hacerla necesitarás:

  • 2 yemas de huevo.
  • 1 cucharaditas de zumo de limón
  • 225 ml de aceite de oliva virgen extra -con aceite de girasol sabe menos fuerte, pero es mucho menos saludable-
  • Sal y pimienta negra recién molida, al gusto.

La clave de la mayonesa es que no se corte al hacerla, esto no quiere decir que se ponga mala, sino que la mezcla no tenga la textura que debe.
Para hacerla ponemos los huevos -importante que estén a temperatura ambiente y no frñios- en el fondo del vaso de la batidora y añadimos el resto de ingredientes.
Introducimos la batidora en el fondo y sin moverla -importante, sin moverla- batimos hasta que veamos que el contenido emulsiona.
Cuando haya emulsionado ya podemos mover arriba y abajo para mezclarlo todo bien.

Ali-Oli

Si te gusta el sabor a ajo, añade a la receta anterior antes de empezar a batir:

  • Un diente de ajo grande.
  • Un puñado de perejil fresco

 

Artículo por La voz del muro

What do you think?

0 points
Upvote Downvote