¿Cómo diferenciar la alergia del coronavirus?

Publicado 31 marzo, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
alergia-covid-19
PUBLICIDAD

Ante la pandemia que estamos viviendo, puede que hayas empezado a notar ciertos síntomas que estén despertando tus sospechas al contagio por el SARS-CoV-2. Sin embargo, cabe recordar que estamos en plena temporada de alergia y la sintomatología entre ambas afecciones puede llevar a la confusión.

La buena noticia es que, según los expertos en alergología, esta primavera será de una intensidad leve-moderada para los alérgicos al polen. Esto se debe mayormente a la disminución de contaminación, propiciada a raíz las restricciones de movilidad y la paralización de la producción en muchos sectores.

Hoy veremos que ambas afecciones pueden distinguirse de una manera sencilla.

Cómo diferenciar los síntomas de la alergia del coronavirus

Como ya sabes, la tos seca es uno de los principales síntomas tanto de la alergia como del COVID-19. No obstante, el coronavirus, además de la tos, viene acompañado de un malestar general desde el comienzo, normalmente viene acompañado por fiebre moderada o intensa y la dificultad respiratoria va acentuándose con el paso de los días.

Por el contrario, cuando se trata de alergia la tos desaparece utilizando un broncodilatador. Además de esta, la alergia suele venir acompañada de otros síntomas, tales como el picor de ojos, lagrimeo y secreciones nasales líquidas. Así pues, conviene fijarse en la evolución del moco. En la alergia se mantiene constante, transparente y líquido, mientras que durante un resfriado estas secreciones se van haciendo cada vez más densas y tornando su color.

Además, en este enlace puedes conocer todos los síntomas propios del COVID-19.

En caso de alergia, reduce la exposición

El confinamiento en casa será de gran ayuda para paliar los síntomas, así como las lluvias y el descenso de la contaminación. No obstante, conviene tomar ciertas precauciones:

  • Mantén las ventanas cerradas y filtra el aire del interior. Si tienes que conducir, configura los controles para «recircular» el aire. De este modo no entrará aire del exterior y, por tanto, polen.
  • Cuando salgas, además de la mascarilla, usa gafas y sombrero. Esto evitará una exposición masiva al polen.
  • Cámbiate de ropa al volver a casa y date una ducha. Esto eliminará el polen que hayan podido quedar adheridos al cabello y al cuerpo. Además, conviene dejar los zapatos fuera.

Prueba remedios de venta libre

Además de reducir la exposición, si los síntomas alérgicos son fuertes conviene paliarlos con medicamentos de venta libre. Ni qué decir tiene que debes consultar antes con el alergólogo, quien te pondrá el tratamiento más adecuado según tu caso. No tomes nada por tu cuenta.

Entre los medicamentos de venta libre más comunes para paliar la sintomatología alérgica, encontramos:

  • Esteroides nasales: se utilizan para paliar la rinitis alérgica estacional o persistente. Ayudan a reducir los estornudos y las secreciones nasales, así como la inflamación en la nariz para permitir que los senos nasales drenen.
  • Antihistamínicos orales: estos medicamentos están diseñados para contrarrestar los efectos de la histamina, el químico que libera el cuerpo durante una reacción alérgica. Conviene evitar aquellos que pueden provocar somnolencia y fatiga.
  • Gotas antihistamínicas para los ojos: por ejemplo, los colirios elaborados con un antihistamínico llamado ketotifeno ayudarán a aliviar la picazón, el enrojecimiento y la hinchazón.
  • Enjuague sinusal: además de la sal y el bicarbonato (media cucharadita de cada uno en 250 ml de agua) estos enjuagues deben ser realizados con agua destilada, esterilizada o agua del grifo hervida. Su finalidad es eliminar los alérgenos y mugre acumulados en las fosas nasales.

Consulta al especialista

No nos cansaremos de repetir que, primordialmente, es lo que debemos hacer cuando empezamos a notar síntomas alérgicos, sobre todo en los casos más severos. Los alergólogos pueden realizar pruebas para determinar a qué eres alérgico concretamente y poner un tratamiento específico, que a veces puede incluir medicamentos más fuertes que solo se pueden adquirir bajo prescripción médica.

Vía: Aarp

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
.