El antes y después de una habitación a manos de una estudiante con poco presupuesto

Publicado 13 julio, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
antes-despues-habitacion
PUBLICIDAD

El dormitorio es el sancta sanctorum de cualquier estudiante. Una estancia que puede llegar a hacer las veces de salón, comedor, cocina, sala de fiestas, biblioteca y gimnasio. Los que estéis viviendo en un piso compartido y os hayáis ido a estudiar o trabajar fuera, entenderéis perfectamente de lo que hablo.

Por ello, ya que tenemos que pasar tanto tiempo en un mismo lugar, por lo menos que esté acondicionado a nuestro gusto ¿verdad?. Lo malo es cuando andamos escasos de presupuesto, pero hoy veremos que incluso si tenemos los bolsillos vacíos podemos montárnoslo de lujo.

El antes y después que estáis a punto de presenciar fue llevado a cabo por una estudiante japonesa. Al parecer, andaba escasa de presupuesto y no podía permitirse la habitación que le hubiese gustado. Sin embargo, con poco dinero y un poco de imaginación, se dispuso a emprender una de las transformaciones más alucinantes que hemos visto.

Esto era lo que nuestra joven estudiante japonesa podía permitirse. ¿El lugar da miedo verdad? Podría ser perfectamente el escenario de una película de cine gore

Paredes pintarrajeadas, muebles deteriorados, suciedad…

No obstante, ella sabía que, cuando consiguiera ahorrar un poco, iría convirtiéndola en un lugar decente y habitable. Quizá con lo que se ahorraba en el alquiler pudo ir haciendo pequeñas cosas que, en su conjunto, supusieron un cambio asombroso

Realmente la habitación contaba con todo lo imprescindible para ser habitada, pero el lúgubre estado estaba pidiendo a gritos un cambio radical

Incluso las pintadas daban miedo, pues no distan mucho de las que podemos ver en las películas de miedo, cuando un asesino de mente perturbada realiza extraños rituales… (esperemos que no fuese el caso)

Nuestra protagonista debía estar aterrorizada, por lo que se puso manos a la obra e ideó la que sería la habitación de sus sueños

Como es lógico, lo primero que hizo fue raspar las paredes y darles una capa de pintura

Como su presupuesto era muy ajustado y no podía permitirse el lujo de comprar demasiadas cosas, aprovechó todos los muebles viejos que tenía la habitación. Eso sí, renovándolos con una capa de pintura

Así, el viejo armario empotrado lacado se convirtió en un bonito armario blanco, al que le puso dos tiradores con forma de ramitas

La zona de trabajo ahora parece otra completamente distinta. En este caso, compró una mesa y una silla nuevas, así como varios objetos decorativos para darle una apariencia más moderna

Un tablón de anuncios metálico, que además le sirve para colgar sus gafas y joyas. La tira de luces y las hojas de helecho son todo un acierto

Ahora el tocador invita a la gente a sentarse en él

También añadió una bonita alfombra con formas geométricas, un puf donde sentare a tocar la guitarra y un espejo de cuerpo entero

Instaló un par de baldas, que hacen la función de mesita de noche, y una preciosa cortina con motivos de plantas, jugando inteligentemente con los colores para romper con la blanca monotonía

A los pies de su cama una simple red, pero llena de los recuerdos más importantes, así como de la gente que ha dejado lejos tras mudarse de ciudad

Et voilà. No queda ni un pequeño atisbo de la habitación que veíamos en las primeras fotos. Los peluches y los cojines complementan perfectamente el conjunto

¡Bravo! Esta joven artista ha conseguido un cambio espectacular, digno de alabanza ¿no estáis de acuerdo?

Si os gustan los antes y después tan fascinantes como este, tenéis que ver cómo le lavaron la cara a estas viejas casas. ¡No parecen las mismas!

PUBLICIDAD


PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.