5 cosas que tienes en casa y que pronto se van a quedar obsoletas

Publicado 6 mayo, 2020 por Javier Escribano
cosas obsoletas
PUBLICIDAD

Las casas son testigos de excepción del paso del tiempo. Nada refuerza más la ilusión de viajar en el tiempo que estar en una casa cuyo mobiliario no haya sido cambiado en los últimos años o décadas. Por ejemplo, ¿cuántos de estos objetos viejunos conocías?

De la misma forma, la aplicación de las nuevas tecnologías a las casas y sus muebles generan la impresión de estar entrando en el futuro. Pero es un futuro que poco a poco se va a convertir en el presente, y va a dejar obsoletas muchas cosas que ya damos por sentadas. ¿Quieres ver qué tendrán (y no tendrán) los hogares del futuro?

Enchufes estándar

enchufe socket tipo f

Los enchufes tradicionales, de dos o tres conectores según la región, serán sustituidos por enchufes inteligentes que nos permitan, por ejemplo, encender y apagar las luces a distancia a través de una aplicación o con temporizador (para evitar que entren ladrones si estaos fuera de casa, por ejemplo), o que permitan monitorizar el uso de energía.

También se está haciendo cada vez más común instalar entradas USB directamente a la corriente, para poder cargar más cómodamente nuestros dispositivos sin necesitar un adaptador. El siguiente paso será eliminar los interruptores de encendido o apagado, pues se podrán programar con sensores para encender o apagar automáticamente si entramos o salimos de una habitación…

Electrodomésticos tradicionales

Los electrodomésticos de cocina son quizás los aparatos que más se están beneficiando de las innovaciones tecnológicas: hornos que permitan programarse y controlar a distancia, para por ejemplo tener siempre un ojo puesto sobre el guiso sin tener que estar físicamente en la cocina. Todo ello, a través de electricidad: olvidaos de las cocinas de gas, que además de ser más engorrosas, son malas para la salud.

Los termostatos, detectores de humo o cerraduras también se podrán regular a distancia, así como poder encender (y regular) las luces con comandos de voz. Todos estos sistemas podrán incluir sistemas que harán autodiagnóstico para saber si algo va mal con el electrodoméstico sin tener que llamar a un técnico.

Tecnología por cables

cables detras de la tele

Los avances tecnológicos están permitiendo que los cables cada vez sean menos necesarios. ¿Quién no se ha desesperado alguna vez intentando desenredar la maraña de cables detrás de la tele, la minicadena, el vídeo y el DVD? Con nuevas smart TVs que integran casi todas las necesidades de entretenimiento en un único aparato, nuestros salones estarán más despejados que nunca.

Incluso las consolas dejarán de ser necesarias: muchas compañías ya ofrecen la posibilidad de ejecutar videojuegos directamente desde la nube, y lo único que necesitas sería conexión a Internet y un mando inalámbrico (si eso os suena a nuevo, pensad en lo acostumbrados que estamos ya a reproducir series y películas por streaming y lo improbable que sonaba hace unos años).

Lo mismo está ocurriendo con sistemas como el portero automático, que están siendo sustituidos por aplicaciones que te envían directamente a tu móvil la imagen en vídeo de quién está en la puerta.

El «Home Cinema» (o el despacho) dedicado

Quizá muchos echen de menos la noción, ya pasada de moda, del «home cinema», o sea, la disposición que te montabas con la tele, los altavoces y el DVD. Como vimos en el punto anterior, las nuevas tecnologías hacen que montar un home cinema sea más fácil que nunca, e involucre menos cables y cachivaches.

Sin embargo, las tendencias del sector son evidentes: cada vez se ven más películas y series en ordenadores y dispositivos móviles, lo que significa que ya no es necesario centralizar todo el entretenimiento en un único sitio.

Lo mismo ocurre en el trabajo (ahora más que nunca, con el teletrabajo convertido en la norma, aunque haya sido por la fuerza). Con solo un portátil que puedes llevar a cualquier parte de la casa podrás realizar la mayoría de tareas, limitando la necesidad de tener un despacho a algo ambiental, que quizás ayude a concentrarte, pero que deja de ser estrictamente necesario.

Estanterías llenas de libros

El gusto de la decoración contemporánea por lo minimalista también pasa por minimizar nuestras estanterías. Las pilas de libros y discos, películas en formato físico o las enciclopedias a varios volúmenes serán cada vez más reliquias del pasado. ¿Cuándo fue la última vez que buscaste algo en un diccionario en papel?

Yo soy optimista, y realmente creo que el formato físico en libros, periódicos o películas nunca desaparecerá del todo. Lo que está claro es que su uso se limitará definitivamente al coleccionismo y al capricho personal, y no porque de verdad sean útiles. ¿Es realmente necesario comprar un libro para leer un libro? ¿Y un CD de música?

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
.