in

El bebé lanzado desde el 9º piso del edificio en llamas de Londres que fue atrapado por un testigo

Cuando aún no se había recuperado del último golpe terrorista, en el que murió el español Ignacio Echeverría, Londres sufría otra tragedia que ha conmocionado a la opinión pública. 

La pasada medianoche del martes, un gigantesco incendio en la torre Grenfell, en Latimer Road, en el barrio de Notting Hill (North Kensington), de 24 pisos y 120 viviendas, dejaba al menos 12 muertos y 78 heridos, 20 de los cuales permanecen en estado críticoMás de 200 bomberos fueron movilizados para sofocar las llamas y rescatar a las personas que quedaron atrapadas en el inmueble.

Una trágica noche que nos ha dejado historias tan impactantes como la del bebé que fue lanzando desde el noveno piso del edificio. Samira Lamrani, una testigo de los hechos, recuerda que había una mujer que hacía señales desde la ventana mientras sostenía a un bebé y pedía ayuda para que alguien lo rescatara.

“Estaba a punto de arrojar a su bebé y pedía que alguien pudiera tomarlo”, recuerda Lamrani.

Afortunadamente sus desesperadas instrucciones fueron captadas por un hombre que, después de que la mujer lanzara al pequeño, “corrió y logró atraparlo” al vuelo, produciéndose uno de los rescates más milagrosos de la fatídica noche.

No obstante, las escenas de desesperación estaban teniendo lugar en otras partes del edificio mientras era devorado por las llamas.

“Vi a otros niños siendo arrojados del edificio desde tan alto como el piso 15. Eran pequeños, probablemente entre 4 y 8 años. Vi a tres siendo arrojados”, explicó Lamrani, quien supo que había policías o bomberos intentando atraparlos.

Lamrani también ha contado que intentaron calmar a las víctimas desde abajo. 

“Estaban en las ventanas, golpeándolas frenéticamente y gritando. Queríamos tranquilizarlos, diciéndoles que habíamos hecho lo que podíamos y que llamamos al 999, pero obviamente la expresión de la muerte estaba en sus caras“.

Otra testigo del incendio, en declaraciones a BBC, contó que había otras personas lanzando a sus hijos por las ventanas, a pesar de los bomberos les pidieron que se quedaran donde estaban. “¡Solo salven a mis hijos, solo salven a mis hijos!“, chillaban.

Michael Paramasivan, que también se encontraba en la zona, ha contado que estuvo hablando con una mujer que vivía en la planta 21: Ella tiene seis hijos, se fue con los seis. Cuando bajó solo había cuatro con ella. Ahora su corazón está roto”. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

La fístula anal de Luis XIV y cómo su trasero marcó tendencia

¿Eres capaz de resolver esta ecuación? no todo el mundo puede

ñ: