in

Europa está plagada de túneles artificiales que se cree que tienen 12.000 años de antigüedad

La historia de la humanidad es como un puzle con un número desconocido de piezas. De vez en cuando surgen piezas (descubrimientos) y los historiadores son los encargados de interpretarlos y encontrar el lugar donde encajan.

En 2011 empezaron a aparecer una serie de túneles en Baviera, excavados por el ser humano. Poco a poco se fueron descubriendo más túneles por toda Alemania y Austria. Se cree que realmente estas construcciones se encuentran por todo el continente, estando presentes incluso en Escocia.

Entrada al erdstall Ratgöbluckn en Perg, Austria Foto: Wikipedia

Varios historiadores las han estudiado, destacando el profesor Henry Kusch, de la Universidad de Karl-Franzen junto con su esposa Ingrid Kusch, geóloga y paleontologa. Juntos han escrito el libro Tore zur unterwelt (Puertas al inframundo). En él se centran en los túneles de la región de Stiria en Austria. La pareja ha desarrollado todo tipo de teorías acerca de estas cuevas.

Según sus estudios muchas de estos túneles podrían tener hasta 12.000 años de antigüedad. Basan sus afirmaciones en que han encontrado objetos en dichas cuevas que podrían datar de aquella época.

Los arqueólogos de la Oficina Estatal de Preservación Histórica en Munich no están para nada de acuerdo con esta datación, De hecho, varias pruebas de carbono 14 realizadas en diferentes cuevas de la zona han dado como resultado que las cuevas no tendrían más de 1300 años de antigüedad.

Algunos de estos túneles son muy estrechos

Sea como fuere, si en algo están de acuerdo todos los historiadores es que no se sabe con certeza para que eran usadas. Cualquier registro que hubiese podido existir de estos lugares ha desaparecido totalmente. Por eso se han elaborado miles de teorías que hablan desde refugios ante peligros del exterior, a rutas de huida, lugares para la ejecución de ritos funerarios o de otra índole, etc. 

Este tipo de túneles han sido bautizadas con el nombre de erdstalls y las hay de todos los tamaños tipos y colores. Algunas son pequeños orificios de apenas 60 cm de diámetro y unos metros de profundidad. Las más grandes pueden estar interconectarlas entre si y llegar a medir varios metros de largo e incluso tener salas más o menos grandes.

Túneles de Derinkuyu, Turquía

Lo único que se sabe es que hay muchas erdstalls que aún no han sido descubiertas por todo el continente. Algunas cuevas famosas como la ciudad excavada de Derinkuyu, en Turquía, se encuentran englobadas en este tipo de construcciones.

A día de hoy la pareja de historiadores formada por Henry e Ingrid Kusch siguen defendiendo su teoría de los 12.000 años de antigüedad. Mientras, muchos otros arqueólogos lo ven como una exageración. Si algo es seguro es que estos descubrimientos pone de manifiesto, una vez más, lo poco que sabemos sobre nuestro pasado.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote