Un sencillo hábito que todos los niños pueden hacer en casa y les ayudará a ser más exitosos

Publicado 12 enero, 2021 por Alberto Díaz - Pinto
habitos-ninos-exito
PUBLICIDAD

Recoger y limpiar la casa, poner la mesa, hacer la cama, tirar la basura, poner lavadoras… Las tareas de la casa son inevitables y a nadie le gustan, pero toca hacerlas sin excusas de edad y mucho menos de sexo.

Además, los niños que realizan tareas en casa terminan convirtiéndose en adultos exitosos en su vida profesional, según apunta un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Minnesota. Por ello, se trata de algo que los padres debemos aprovechar.

Además, realizar tareas en casa desde una edad temprana, es un buen modo de contribuir a reducir la brecha de género, ya que la realidad es que la desigualdad entre hombres y mujeres empieza muy pronto.

Así pues, ¿qué tareas pueden realizar según la edad que tengan? Hoy veremos qué cometidos se les puede confiar a los más pequeños de la casa, según vayan cumpliendo años. Comencemos:

Tareas acordes con su edad

De 2 a 3 años

niño comiendo solo

En esta edad están más predispuestos que nunca a colaborar. Por tanto, debemos aprovecharlo para sentar unas bases firmes. A esta edad pueden recoger sus juguetes, libros, pinturas, etc. Limpiar la mesa después de comer y aprender a ponerla. También pueden ponerse y quitarse los zapatos (de velcro), tirar desperdicios a la basura, ir al baño (limpiarse si que requiere supervisión), comer solos, lavarse los dientes o limpiarse los zapatos.

De 4 a 5 años

niño fregando los cacharros

En esta etapa comenzarán a protestar un poco más. Sin embargo, están capacitados para realizar algunas tareas más. Entre ellas, vestirse y calzarse solos, poner y recoger la mesa y poner el lavaplatos, recoger juguetes, su ropa. También deben aprender a preparase la mochila para el colegio y empezar a ducharse solos (menos la cabeza, en eso aún necesitarán ayuda).

De 6 a 7 años

niños ordenando su habitación

Quizá esta sea la etapa más complicada. Todo les parece mal y protestarán con tal de no hacer nada. Sin embargo, no debemos ceder y hacer las cosas nosotros.  Aquí ya podrán hacer su cama, cocinar cosas fáciles, como un bocadillo o una ensalada, recoger el lavavajillas, recoger su cuarto o pasar el aspirador (aunque luego tengamos que perfilar nosotros).

De 8 a 9 años

niño barriendo con su madre

Cuando se han establecido bien las bases, podremos seguir ampliando el espectro de tareas asumibles. Colgar su ropa en el armario, poner la lavadora, guardar la compra, salir a hacer algún recado puntual (si vives en un sitio seguro y la tienda está cerca) o barrer la cocina después de comer.

De 10 a 11 años

niños haciendo la cama

Limpiar su habitación, ordenar sus juegos, sacar de paseo a su mascota, sacar la basura, tender la ropa y, si tiene, cuidar de un hermano menor que él en momentos puntuales.

Mayores de 12

niños arreglando el jardín

Sacar la basura, limpiar los platos, coser un botón, hacer pequeñas compras o cuidar del jardín.

¿Qué beneficios obtendremos al otorgarle estas pequeñas responsabilidades domésticas?

Como mencionábamos al principio, se trata de una medida estupenda para reducir la brecha de género.

Además, implicarse en las tareas del hogar les ayuda desde un punto de vista moral o ético, pues aprenderán a que cada uno debe responsabilizarse de aquello que le corresponde.

También, desde un punto de vista práctico, les ayudará a organizarse como personas mentalmente y a afianzar valores tales como la responsabilidad. Del mismo modo, al colaborar se verán como uno más dentro del seno familiar, favoreciendo su confianza y autoestima.

Además de ser más autónomos y organizados, serán capaces de incorporar nuevas rutinas, por lo que se adaptarán con más facilidad y ganarán seguridad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...