El país con más pirámides del mundo no es ni Egipto ni México

Publicado 14 julio, 2020 por Tamara Lopez
piramides-sudan
PUBLICIDAD

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en una pirámide, nuestra mente nos transporta rápidamente a Egipto, probablemente el país más conocido del mundo por estas grandes construcciones que se convirtieron en su seña de identidad. Pero, ¿y si el país con más pirámides del mundo no fuese Egipto, ni México?

La verdadera capital de las pirámides

Para muchos puede resultar sorprendente que el país con más pirámides del mundo no sea Egipto ni México. En realidad, tal honor corresponde al vecino sureño de Egipto: Sudán.

Se calcula que Sudán posee de 200 a 255 pirámides de diferentes tamaños, erigidas entre los años 1070 y 350 a.C. Se trata de un número bastante superior si lo comparamos con Egipto, que posee 138.

Las pirámides perdidas de Sudán

A lo largo del río Nilo, a miles de kilómetros al sur de Egipto, los nubios construyeron estas pirámides durante el Reinado de Kush, en la nubia ascentral. Es precisamente esta región la que da nombre a las construcciones, conocidas como las pirámides de Nubia.

Los kushitas fueron tanto amigos como enemigos de los egipcios en distintas épocas, y siguieron muchos de sus rituales. Ambas civilizaciones construyeron pirámides a modo de tumbas de los reyes y reinas que entonces gobernaban cada región, ante la creencia de que eso ayudaba a sus almas a alcanzar al cielo.

En cambio, a diferencia de las construcciones egipcias, las pirámides de Nubia son más delgadas y pequeñas. Concretamente, tienen entre 6 y 30 metros de altura. Además, el tamaño de la pirámide varía en función de los años de reinado de cada monarca.

También llaman la atención algunos grabados que contenían las paredes de estas construcciones. En uno de ellos, se veían pruebas de que los reyes enterrados dentro de la pirámide fueron momificados, cubiertos con joyas y enterrados en cajas de madera, al igual que en Egipto.

Restos de una antigua metrópolis

La mayoría de las pirámides podemos encontrarlas en el lugar que un día fue la ciudad de Meroe, la capital del reino de Kushita desde el año 300 a.C. Fueron construidas después de las pirámides egipcias y sirvieron de sepulcro para los reyes y reinas de Meroe.

Como esta ciudad contiene 200 de las 255 pirámides de Sudán, podemos suponer que se trataba de una gran metrópolis en auge. Su riqueza dependía de la industria del hierro y de los comercios internacionales que incluían a India y China.

Sin embargo, esta región era muy diferente a como la conocemos hoy en día. Tenía una población de grandes animales de caza y gente dedicada a la caza y a la pesca, además de ser muy conocida por sus depósitos de oro.

Numerosas incógnitas sin resolver

A pesar de saber quién construyó las pirámides y el período histórico, los investigadores todavía hacen frente a numerosas preguntas sin una respuesta sólida.

Nadie sabe todavía si para la construcción se usaron los mismos métodos empleados por los egipcios, cuánto se tardaba en erigir una pirámide o qué pasó con la sociedad en su conjunto. 

En la actualidad, numerosos arqueólogos trabajan en Meroe para descifrar estos enigmas. Mientras tanto, sigamos disfrutando de la belleza de estas pirámides inexploradas.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...