Así serán los envases de Coca Cola, Carlsberg y otros refrescos dentro de poco

Publicado 9 diciembre, 2020 por Nuria Narváez
envases-futuro
PUBLICIDAD

Desde hace unos años hay mayor conciencia sobre la necesidad de reducir la presencia de plásticos en el mar. Una ardua tarea que no depende única y exclusivamente de la sociedad, sino también de las grandes empresas.

Cada año, llegan al océano aproximadamente 8 millones de toneladas de plástico. Para poner freno a la basura marina y que el mar deje de ser un vertedero, hay que hacer cambios en el modelo de producción y consumo, reduciendo al máximo el uso de plásticos. De hecho, a partir de 2021 los plásticos de un solo uso estarán prohibidos.

En este contexto, una de las iniciativas más recurrentes entre las grandes empresas es cambiar sus envases de plástico por otros materiales biodegradables o más respetuosos con el medioambiente. Es el caso por ejemplo de Estrella Damm, que ha cambiado las anillas de plástico de sus cervezas por cartón biodegradable, lo que supone una reducción de 260 toneladas de plásticos al año.

En la misma línea, Coca-Cola y Carlsberg se han puesto manos a la obra impulsando The Paper Bottle Project, un proyecto para desarrollar botellas de plástico a base de plantas que se degradan en un año.

Algo que choca con las cifras reales: un informe de 2019 del grupo activista Break Free From Plastic, establece en el top 10 de los contaminadores mundiales a Coca-Cola… 

Sigue leyendo y verás cómo serán los recipientes de cerveza y refrescos dentro de muy poco.

Adiós a las botellas de plástico

La empresa holandesa de productos químicos renovables Avantium, el desarrollador de materiales de embalaje de papel BillerudKorsnäs y el especialista en fabricación de botellas ALPLA están trabajando juntos en este proyecto cuya meta es fabricar plásticos a partir de azúcares vegetales en lugar de combustibles fósiles.

Botellas de cartón y plástico vegetal

Las botellas estarán hechas de ‘PEF’, un polímero 100% reciclable, de origen vegetal, y tendrán propiedades térmicas y de barrera superiores al PEF estándar.

Lo más atractivo de estas botellas es que no solo son reciclables sino que se pudren de forma natural en el plazo de un año, sin contaminar tanto como los plásticos convencionales, que necesitan centenares de año para descomponerse totalmente.

Fechas clave contra los plásticos en el mar: 2021, 2023 y 2050

De seguir las cosas como hasta ahora y si el vertido y consumo de plásticos no se reduce, en 2050 podría haber más plásticos que peces en el mar. Por eso los próximos años son vitales y,  como hemos comentado más arriba, en 2021 los plásticos de un solo uso estarán prohibidos en Europa. Además, a partir de 2023 tampoco se permitirá la distribución gratuita de vasos y recipientes de plástico para alimentos y se establecerá un impuesto para aquellos envases de este material que no sean reutilizables. Todo ello a fin de reducir su uso.

En este sentido, Coca-Cola, Carlsberg, L’Oreal y The Absolut Company son algunas de las empresas que están apoyando The Paper Bottle Project y que cambiarán sus envases por unos más respetuosos con el medioambiente. De hecho, se espera que las botellas de plásticos a base de plantas lleguen a las estanterías de los supermercados y a la casa de los consumidores para 2023.

Silvicultura responsable

Si el proyecto resulta exitoso, en el futuro las botellas serán de papel y cartón. Alguien muy concienciado con el consumo sostenible pensaría que entonces quizás dejamos de consumir plástico pero talamos más árboles. Sin embargo, la innovadora botella que se está creando en el marco de The Paper Bottle Project apuesta por una silvicultura responsable.

Las fibras de madera que se utilizarán para producir las botellas proceden de bosques sostenibles. Además, se lleva a cabo una replantación continua para que los árboles sigan creciendo. De hecho, por cada árbol cosechado, se planta dos o tres y se les deja crecer hasta que alcancen un tamaño óptimo.

En definitiva, con las botellas de plástico a base de plantas no solo reducimos plásticos, también se promueve una silvicultura responsable luchando así contra los plásticos en el mar pero también contra el cambio climático.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...